Aquí,
estorbando de nuevo al mundo,
soy defecto sin luz,
cadáver usado,
retazo con sangre y pus.

Extraño ser
siempre dispuesto al martirio,
escupido por cerdos y esclavos,
amante de lo torcido.

Obcecada bestia
que adora su inmundo destino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí