Como cada noche,
te busco en la oscuridad.
Rondo la ciudad.

Ayer fue un día de suerte:
pues, aunque no pude verte,
encontré tus zapatos
abandonados en una banqueta.
Y me detuve a lamer sus suelas.

-Por fin valieron la pena
tantas noches en vela.-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí