Siempre lejos del faro es una ficción histórica que se construye sobre la vida del príncipe Michael I de Rumanía que en 1940, en medio de la guerra, se convertiría en el último rey de su país. Pocos saben que un año antes de ser coronado, a principios de la guerra, el príncipe Michael desapareció para reaparecer 120 días después, siendo su paradero desconocido para la historia. El autor de esta novela se propone rellenar ese hueco histórico con una historia de aventuras y amor inolvidable, con reminiscencias de los viajes del Odiseo griego.

El libro ha aparecido recientemente publicado en España por editorial Caligrama, perteneciente al sello Random House. Y se encuentra de venta en diversas plataformas, tanto en formato en papel como en electrónico (al final de la nota, el lector podrá encontrar los enlaces para la compra).

“La historia no contada de su fuga y eventual regreso detalla su viaje a la isla de Santorini, el amor que encontró allí, y su tranquila existencia lejos de la guerra y de su antigua vida. Una normalidad que esperaba fuera suya por el resto de sus días. Sin embargo, con el empeoramiento de la guerra, las crecientes amenazas a su antiguo reino, y rastreado por la última persona que podría imaginar, Michael se enfrenta a la gran decisión que podría alterar el curso de la historia: ¿Permanecer en su nueva existencia con el amor de su vida o regresar para cumplir su destino como Rey?”, es algo de lo que podemos leer en su página oficial: https://www.siemprelejosdelfaro.com/

            El viaje del príncipe Michael, evitando convertirse en rey, está lleno de sorpresas que cambiarán radicalmente su futuro. La trama, bella y concienzudamente trabajada con detalle, mantiene al lector ávido hasta el último momento, y lo lleva de la mano por emociones y situaciones diversas llenas de encanto, nostalgia y acción.

Josué Llamas Rodríguez nació en Guadalajara, México, en 1997. Obtuvo su licenciatura en Ciencias Cognitivas y Cerebrales de la Universidad de Tufts en 2020. Es coautor de publicaciones científicas en Human Molecular Genetics.  Siempre lejos del faro es su ópera prima. Actualmente vive en Boston, Massachusetts, donde continúa trabajando como investigador en Neurociencia.

Tenemos una entrevista con el joven autor, quien nos da detalles sobre su libro.

1.- ¿Por qué escoger al príncipe Michael I para una ficción histórica? ¿Qué te atrae de este personaje histórico?

Al igual que mi abuelo Pantaleón Llamas, siempre he estado obsesionado por la Segunda Guerra Mundial. A tal grado que sabía que un día me encantaría escribir una historia situada alrededor de esta época. Muchos trabajos ficticios y no-ficticios se han hecho de esta época, en su mayoría centrándose en personajes famosos como Hitler, Stalin, Churchill, Roosevelt, y más. También usualmente se narran las etapas finales de la guerra, como el día D., la caída de Berlín, y así. En esta novela quise explorar un personaje no tan conocido como estas otras figuras históricas, y quería hacerlo también en uno de los lugares más hermosos que jamás he conocido, un lugar que también eventualmente fue afectado por la guerra: La isla de Santorini. El príncipe Michael I fue rey de Rumanía a los cinco años y nuevamente a los dieciocho, en medio de una guerra destructiva, y para mí eso fue suficiente para despertar mi interés. La mayoría de las figuras históricas son aparentemente intocables, encasillados como héroes o villanos de una manera muy en blanco y negro, y pasando por alto el hecho de que estos eran seres humanos defectuosos con áreas moralmente grises. En parte, es una invitación para atreverse a ver a los líderes históricos como lo que son. En este caso, preguntando: ¿qué pasaría si se supiera que el famoso rey de Rumanía en un punto quiso escapar para siempre por miedo a tomar su responsabilidad en la guerra? ¿Cambiaría la manera en que lo vemos y sus actos? No es mi intención manchar con ficción el legado de un gran hombre, pero sí espero que a través de mi novela los lectores aprendan algo sobre este personaje cuya historia, en mi opinión, debería ser más conocida.

2.- Cuéntanos del trabajo de investigación histórica que debiste hacer para elaborar esta novela.

Mi novela es un breve desvío de los hechos reales de la guerra, pero al final se reconcilia con la historia como la conocemos. Escribir una ficción histórica es algo muy único, ya que uno tiene la libertad ficticia de llevar la trama y los personajes a donde uno quiera; sin embargo, se deben seguir las reglas de la época y, de cierta manera, los personajes en sí. Aunque Siempre lejos del faro es un trabajo de ficción, hice lo mejor que pude para asegurarme de que se apegara a las reglas de la época lo más posible, para que los lectores se preguntaran genuinamente si sucedió en la vida real o no. Como tal, hice una investigación extensa de la historia real del príncipe Michael, su padre el rey Carol II y su madre la princesa Helen de Grecia, quien en mi opinión tiene la historia más interesante. La novela también abarca mucho viaje y gran variedad de lugares, así que también tuve que cerciorarme de que las distancias, los nombres de los pueblos y la geografía de las islas estuvieran correctas. También tuve la fortuna de ver documentales y videos de los cuarentas para ver a Michael y poder entender mejor lo que sería escribir desde su punto de vista. Por supuesto, admito que tomarse ciertas libertades es inevitable. Por ejemplo, en una escena Michael y una mujer llamada Nora están cruzando un puente que no se construiría hasta dentro de trece años. Son decisiones como esta que hacen escribir una novela histórica tan divertido. Sin embargo, por respeto a los personajes y aquellos lectores que saben bien su historia, intenté apegarme lo más posible a las reglas de la época. No pude imaginar la cantidad de investigación que precede un trabajo así, pero los frutos son evidentes. 

3.- Parece que conoces muy bien los archipiélagos griegos en los que sucede parte de la acción de la novela. ¿Hiciste un viaje a esos lugares para poder construir la trama?

La idea me llegó en un viaje a Santorini. Estuvimos allí solo tres o cuatro días, solo con la intención de recibir el año nuevo. Exploramos las ciudades principales de Fira y Oia, e inclusive bajamos a la costa y pude andar el camino escalonado que aparece tantas veces en la novela. Pero por más que la historia se basa en viajes en mar a la isla vecina de Therasia, es algo que no hicimos. Peor aún, tampoco pude visitar el faro que le dio el título a la novela, el faro de Akrotiri en la punta suroeste de la isla. La mayor parte de la investigación geográfica de las islas sucedió mucho después de irnos. Ahora es un sueño mío regresar a Santorini, con libro en mano, a visitar el famoso faro.

4.- ¿Cuál es la relevancia de La Odisea en tu vida que, como sabemos, es uno de los textos con los que tu novela dialoga?

La Odisea es precisamente eso, un viaje aparentemente interminable en el que Odiseo anhela por su hogar después de años en el mar. Por razones obvias este texto antiguo tiene muchos paralelos con la odisea de Michael en la novela pero, como dice en el texto, tienen intenciones opuestas: Odiseo quiere regresar a su hogar y Michael quiere alejarse del suyo. Quise que Michael cargara este libro hasta el final, como siento que muchos cargamos amistades con viejos libros que hemos leído. En lo personal, La Odisea tiene una conexión íntima con mi ser, ya que igualmente me he encontrado varios años lejos de mi hogar e imagino a veces lo que sería regresar un día sin avisar a nadie. Supongo que tiene conexión con el título también. Siempre lejos del faro para mí simboliza las ocasiones en las que a veces nos mantenemos alejados de aquello que más necesitamos, aquello que incluso nos guiaría si le diéramos la oportunidad.

5.- ¿Cómo fue el proceso de escritura de esta novela desde sus inicios hasta el final?

Interesantemente, la idea original no tenía rostro ni tiempo: solo el lugar estaba decidido. Me encontraba en la isla de Santorini en la última etapa de un largo viaje con mi familia para recibir el año nuevo. Fue en uno de los acantilados, viendo a Therasia, la isla opuesta, que me imaginé lo que sería estar enamorado de alguien en esa isla al otro lado del mar. Los obstáculos que habría, el anhelo de tomar un barco y viajar a la isla, y mucho más. Estuvimos en la isla sólo tres o cuatro días, pero fue suficiente para que naciera la idea original que me llegó en un destello diciendo “Hombre famoso escapa a Santorini y se enamora de una mujer en la isla al otro lado del mar.” Esa noche no estuve mentalmente presente en la cena, pues estuve investigando en mi teléfono cualquier personaje o etapa que pudiera encajar con esta idea abstracta. Fue entonces que me topé con la historia de Michael y me di cuenta de que sería perfecto para la historia que no me dejó por el resto del viaje. En el vuelo de regreso, escribí en una nota el esquema básico de la historia, pero pensé que, como las otras ideas de novelas que había tenido hasta ese momento, ésta se perdería y nunca vería la luz del día. Me encontraba en la universidad, y una vez regresando, abandoné la historia por meses debido a las clases que demandaban mi atención. No fue hasta que un día, en un viaje a Nueva York y sin mucho que hacer, escribí el primer capítulo. Pero nuevamente lo abandoné una vez que regresé a la universidad. No fue hasta ese verano que todo cambiaría para esta novela. Tuve la fortuna de haber leído Hábitos atómicos de James Clear ese semestre, pues, al terminar mis exámenes finales, sabía que tendría tiempo y me puse la meta de escribir todos los días, por más mínimo que fuera. Por el día trabajaba de investigador en un laboratorio de neurociencia en la escuela médica de Tufts, y por la noche escribía sin cesar. Tres meses después, el primer borrador estaba terminado. Es cómico pensar en ese primer borrador y lo diferente que es de la versión final que hoy se encuentra en las manos de lectores, pero fue el paso más importante, y lloré cuando por fin lo terminé. Todo lo que le siguió fue la ayuda invaluable de varios primeros lectores que me ayudaron a editarlo y eventualmente a publicarlo: sin su ayuda el libro no sería lo que es hoy. Finalmente, fue durante la pandemia que tuve la oportunidad perfecta de sacarle provecho a una oportunidad única en la que me vi encerrado en mi apartamento, en silencio y con un libro sin terminar. En semanas en aislamiento es que pude seguir con el proceso de publicación. Por otro lado, decidí escribir el libro en español porque quería que mi mamá Rebeca fuera la primera en leerlo. Ella siempre ha sido mi guía y la que siempre apoya mis sueños hasta que estos se hagan realidad. El libro no estaría aquí sin ella.

6.- ¿Cómo concibes a tu lector ideal para esta novela?

Soy un hombre de ciencia, y en mi día a día lidio con números exactos y conclusiones validadas por experimentación repetida. Como tal, escribir esta novela fue un escape a una versión diferente de la historia, pero con un pie en la realidad. Supongo que mi lector ideal sería alguien que aprecia la posibilidad de imaginar una realidad diferente a la que sucedió, y que valore el hecho de que hay miles de historia escondidas en cajones que solo esperan salir a la luz. Y por supuesto, alguien romántico pues, aunque es una trama histórica y en medio de una guerra, el amor, o el anhelo por él, es la base de todo lo que ocurre.

7.- ¿Has empezado a escribir alguna otra cosa?

Siempre estoy escribiendo algo y las ideas me llegan sin invitación. Sin embargo, una novela es algo a lo que me gusta dedicarle todo mi ser. Por lo tanto, no estoy seguro de cuándo vendrá el siguiente libro, pues no es algo que tomo a la ligera. Puede ser el siguiente año, pueden ser diez, o puede que este sea el único. Sólo el tiempo lo dirá. Pero siempre escribiré, pues no es algo que pueda apagar a voluntad. El final de esta novela es intencionalmente abierto, dejando siempre la oportunidad para una secuela que ya planeé, pero que de la que es incierto cuándo verá la luz, si es que un día lo hace. Recibir la idea correcta no algo que se pueda planear. Uno solo puede estar atento a su llegada.

8.- ¿Cómo y cuándo empezaste a escribir en tu vida?

Mi maestra de segundo año dice que ella me dijo que un día sería escritor; algo difícil de creer porque toda mi juventud fui un niño problema que se la vivía en la oficina del director. Pero supongo que el recuerdo más antiguo que tengo de algo que escribí fue en el primer año, de unos seis años, cuando en el recreo caminaba por las hojas muertas del otoño y escribí mi primer poema que aún recuerdo, “Las hojas caen, y muertas están. Pero, ¿quién las vería con la mente tan fría?” Supongo que me refería al hecho de que es difícil ver las atrocidades del mundo cuando uno solo se enfoca en lo suyo. Me da risa recordar esto porque ¿qué clase de niño de primer año tiene pensamientos así? El siguiente gran proyecto que hice fue escribir mi autobiografía a los trece años, algo igualmente cómico, porque de alguna manera logré llenar cincuenta páginas. ¿Qué tanto pudo haber pasado en la vida de un niño de trece años para llenar cincuenta páginas? Supongo que la razón de tanta escritura fue el hecho de que a temprana edad batallé (y continúo a veces) con un problema del habla. Tartamudear es un tormento incomprensible para aquellos que nunca lo ha experimentado, y escribir me permitió expresar de manera escrita cosas que nunca pude con palabras habladas. En ese sentido, mi mayor debilidad se convirtió en mi mayor fortaleza.

9.- Cómo investigador en neurociencia, ¿qué consideras que brinda la literatura al humano en el plano cognitivo?

El lenguaje hablado es algo tan viejo como la historia en sí. Los cavernícolas lo hacían, y cualquier humano que nazca expuesto al idioma aprenderá a hacerlo. Escribir es algo distinto, y algo que ha estado con nosotros por solo por unos pocos miles de años a comparación de los millones que lleva el lenguaje hablado. A diferencia del habla, uno tiene que aprender a escribir, lo que lo hace un privilegio y una herramienta poderosa que en varias ocasiones hemos dejado de utilizar. No hay duda de que escribir es una experiencia meditativa que da un orden a los pensamientos caóticos que pueden plagarnos con ansiedad de un pasado que no cambiará y un futuro que no se puede apresurar. Escribir, como meditar, hace maravillas para el cerebro, y nos permite dejar un legado que perdurará aún después de que desaparezcamos.

10.- ¿Cómo reciben tus familiares y amigos tu novela, y cómo te asumen en tanto nuevo novelista?

Pues siento que es a la vez algo esperado e inesperado. Supongo que esperaban que un día escribiese algo así, pero no creo que se esperaban que fuera una novela que sería publicada ni mucho menos a mi edad. Ha sido maravilloso ver el apoyo de amigos y parientes que esperaron con ansias a que por fin saliera. Lo que aún no descubro es lo que será hablar con estos amigos y parientes una vez que hayan terminado de leerlo. Siempre imaginé lo que sería caminar por el mundo habiendo escrito un libro, y ahora que lo he hecho, puedo decir que sí tengo un sentimiento de realización que pocas veces he conocido. Supongo que el siguiente libro vendrá cuando este sentimiento me deje.

12.- ¿Qué fue lo más difícil de escribir esta novela?

Fue muy difícil escribir esta novela en el sentido técnico y en el personal. En el sentido técnico porque, aunque el español es claramente mi lengua natal, después de cinco años viviendo en el extranjero, recuperar la dicción y la fluidez narrativa en un lenguaje que ya no uso comúnmente fue más arduo de lo que pensé. El proceso de edición también fue dificultoso, pues uno piensa ingenuamente que, al terminar de escribir el primer borrador, el trabajo está hecho. La verdad es que apenas si comienza. Uno debe permanecer con el proyecto aún si la emoción de escribir el primer borrador se esfuma lentamente. Como digo en la novela, “Uno debe enamorarse nuevamente de lo que se decide amar; es solamente el afecto inmune a la repetición que durará para siempre.” En lo personal, fue difícil revisar secciones de la novela que escribí cuando me encontraba en un punto diferente de mi vida, en la escuela de la que ya me gradué, con amigos que ya no he visto, y en una relación que terminó hace ya varios meses. Como dije antes, gran parte del proceso de edición sucedió en medio de la pandemia, en absoluta soledad. Como tal, fue difícil revisar páginas que escribí en la felicidad de aquella compañía.

13.- En tu novela, el amor tiene un papel protagónico. ¿Cómo te relacionas con el amor en tu vida?

Me fue imposible escribir una novela que no estuviese sumergida en el amor que, en todos sus distintos sabores, ha hecho de mi vida lo que es. La novela por supuesto explora el amor romántico, y agradezco mucho la relación en la que me encontré cuando escribí el primer borrador. Gran parte de la calidez y la esperanza en los romances que Michael encuentra en su viaje se basan en el cariño hacia la persona que estuvo a mi lado cuando lo escribí; el mismo sentimiento que me hizo casi imposible volver a leerlo cuando ella ya no estaba conmigo. Sin embargo, el libro no sería lo que es si no fuera por todo lo que ocurrió, y por eso estoy agradecido. Pero hay más de una versión del amor en este libro, y uno que es obvio es el amor de madre e hijo que está firmemente establecido en la segunda parte de la novela. Contrario a la búsqueda a veces dolorosa del amor romántico, el de una madre se gana inmediatamente. O al menos así debería ser. En la vida real, Michael y su madre, la princesa Helen, tenían una relación cercana que intenté capturar en las páginas. En la actualidad continúo siendo un romántico; es la única manera de lidiar con el día a día.

14.- ¿Cuáles son tus novelas favoritas?

The secret history de Donna Tartt es una de las novelas más inteligentes y bellamente escritas que jamás he leído. Aunque, de ser sincero, debo decir que mi libro favorito es El Principito, un libro supuestamente para niños que, al leerlo ya como un adulto, me di cuenta de que nunca fue un libro sólo para ojos jóvenes. Las lecciones en ese libro sobre las relaciones y lo que se pierde al crecer se quedarán conmigo para siempre.

15.- Sabemos que has publicado algunos poemas. Cuéntanos acerca de ti como poeta.

Como dije antes, mi primer recuerdo relacionado con la escritura es un simple poema que se me vino a la mente en el primer año. Desde entonces, la poesía ha sido una droga de entrada a la prosa y la ficción. He continuado escribiendo poesía, pero ahora les llamo canciones, pues son en su mayoría letras de melodías que escribo cuando me acompaño con el piano. Pero sí, los poemas fueron lo primero que publiqué, en una revista literaria en mi escuela llamada Sin fronteras. Supongo que fue ahí donde descubrí por primera vez el poder de unas pocas palabras. Pero envidio a los que en verdad tienen talento como poetas; es algo que no se puede enseñar en su totalidad.

16.- ¿Hay presentaciones de la novela en puerta?

Debido a la pandemia, la mayoría de las presentaciones serán virtuales por ahora. Pero me encantaría reanudar las presentaciones en persona una vez que esto haya terminado. Todos los anuncios relacionados con el libro pueden encontrarse en siemprelejosdelfaro.com.

17.- Invita a los lectores a leer tu novela. En tus propias palabras, ¿qué encontrarán en ella?

Esta es la historia no contada de un joven de dieciocho años destinado a ser rey en un tiempo de guerra como nunca se ha visto. En esta novela, veremos lo que sucede cuando un muchacho toma su destino en sus manos y se dirige a una vida que nunca debió pertenecerle; una vida humilde en una isla con forma de luna creciente en el medio del mar Egeo. Cuando el amor y la serenidad lo encuentran, la vida intervendrá nuevamente, llevándolo a tomar la decisión más difícil de su corta vida; una que puede alterar el curso de la historia para siempre. Es mi anhelo que el lector encuentre todo lo que hallé al escribirlo: emoción, dolor por amores perdidos, recuerdos lejanos de hogares dejados atrás y una nueva claridad para tomar las decisiones que definen nuestras vidas. Espero lo disfruten.

El enlace de la página principal de Caligrama
https://www.caligramaeditorial.com/…/Siempre-lejos-del…/


Opciones para conseguirlo en versión E-book

Amazon/Kindle:
https://www.amazon.com/Siempr…/dp/B08QBMH25C/ref=sr_1_1…

Google Play (Android):
https://play.google.com/store/books/details/Josué_Llamas_Rodr%C3%ADguez_Siempre_lejos_del_faro?id=Tx4OEAAAQBAJ

Kobo:
https://www.kobo.com/es/es/ebook/siempre-lejos-del-faro


Opciones para conseguirlo en versión papel

Amazon:
https://www.amazon.es/s?k=9788418369797…

Libros.cc:
https://libros.cc/Siempre-lejos-del-faro.htm

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí