En 2015 Google abandonó el proyecto de Google Glass para el consumo masivo, ya que entre muchos factores, al parecer las personas no estaban preparadas para este tipo de gadgets que generaban incomodidad en el entorno cuando alguien las usaba, ya que era posible que estuviese grabando. Sin embargo, Alphabet no abandonó del todo el proyecto y ahora sorprende en pleno 2017.

Sin embargo, la compañía fundada por Serguéi Brin y Larry Page decidió enfocarse exclusivamente en el mercado enterprise, al menos de momento, por lo que esta nueva edición de las famosas Google Glass lleva el apellido de Enterprise Edition.

Entre las características de hardware que acompañarán a esta edición, tenemos un procesador Intel Atom, 2GB de RAM, 32GB de almacenamiento, una batería de 780 mAh, la capacidad de tomar fotos de 5 MP y video a 720p, entre otros factores.

Asimismo, ahora la montura de las gafas es flexible, incluye un led de notificaciones para saber cuando se está grabando, y un factor muy interesante, es que el armazón se puede extraer, por lo que sin duda se abre la puerta para la fabricación de distintos modelos por parte de terceros.

Por otra parte, las gafas incluyen un conector de carga magnético similar a lo que podemos ver en la generación anterior de MacBook con MagSafe.

Algunas de las aplicaciones para las que se ha pensado esta edición de Google Glass, están enfocadas en el trabajo colaborativo o en la capacitación de personal, ya que por ejemplo, es posible que un trabajador comparta lo que está viendo y reciba en tiempo real comentarios y asesoría de otros trabajadores.

La naciente industria de las gafas de realidad aumentada puede convertirse en todo un gigante en términos económicos, ya que de acuerdo con IDC, para 2017 se estima que en conjunto con la realidad virtual se facturen alrededor de 2 mil 354 millones de Euros.