Tú y yo, tirados al piso,
de espaldas uno al otro:

sin necesidad de ver al cielo,
las estrellas que no seremos nunca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí