Formas de conocimiento

0

1
La noche es un potro al que debemos domar,
sobre cuyas espaldas correremos y corremos
sin importar lluvia o truenos. Hasta la destrucción.

El mundo está tocando su flauta de celebración
y no podemos sino seguir al cortejo dichoso
que no se detiene sino ante la muerte.

2
Para tu felpa aromada, mi caricia.
Para mi cuerpo entero, tus dedos que hurgan
y me encuentran.

Dame amor en los labios. Dame fierro.
Dame algo que me aniquile a tus ojos:
eres un espanto pequeño
que debo en recibir en ambas mejillas.

3
Necesitaría ya jalar tus cabellos
mientras penetro en tu recinto más caliente;
apurar tus besos, vinagre de la mejor crucifixión.

Necesitaría establecerme contigo un colchón
y hacer malabares en el coito.

4

Copa de oro, rebosante de vida plena;
copa sostenida justo a la mitad del huerto del mundo,
a donde sólo podemos llegar tú y yo
henchidos de amor y de ternura;
copa de sangre, semen y sedimentos barrosos…

Eso es el amor para nosotros: bebamos.