Sin tu desmesura erguida en la sensación de las calabazas mecánicas no vivo.

El plenilunio es como la fatalidad de los tobillos rotos y la arena movediza viscosa.

Todo último profeta tocará la mariposa vuelta al nombre de la serpiente embarazada.

Ofrecemos en sacrificio este sabor a gravedad cero y talco disoluto baratísimo.

El día de hoy la goma habrá asesinado el tren de cada placer desagradable.

Hay que saber que las sillas necesitan beber clavicordios que marcan la hora del funeral.

El derroche de enclaustradas infecciones huele a hongos que no saben decir no.

Me has sido enviado por la ducha de las ratas bebedoras de humor vítreo y filamentos rocosos.

Para saber es necesario desacelerar el perineo estirado por la multa anacoreta.

Una mula es el dolor que la mugre tiene de los acuarios flotantes de Hitler.

Los frenillos aclaran la condición hilarante de mis víctimas girando el té depresivo.

Sartenes flotan sobre girasoles triangulares naciendo de mapaches galardonados con estruendo.

Por la vértebra del sulfuro conocemos tratados de imantaciones grotescas para hornear mejor.

Un albañil es el colapso nervioso acrecentado sabiamente por la justicia de cierta ira.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí