Presentamos tres textos diversos de autores que, en lo breve formal o tematizado, buscan la mayor intensidad. Todos ellos son autores mexicanos que se abren paso en el vasto campo de la literatura y comparten su visión de las letras desde diferentes trincheras, cada uno con su peculiar estilo.

MI ÚLTIMO SUSPIRO

Llegué a este universo
al amanecer,
con la aurora,
y quisiera partir con ella
cuando son pocos los sonidos.
Y el tic tac del reloj repite
los suspiros de mi gente,
cuando mi gato maúlla quedito,
el silbido de la cafetera,
la primera llamada a misa,
cuando los olores allá afuera
son de menta y yerbabuena
y la neblina se mueve
como si estuviera bailando.
Cuando los gorriones
entonan más alto,
y las hojas de mi piñanona
lucen más brillantes.
Sí, ojalá sea al amanecer
mi último suspiro.

LUCÍA CONTRERAS (San Luis Potosí, S. L. P.) Mucho de lo que escribe son vivencias propias. Escribe desde los 12 años durante el cambio de la infancia a la pre-adolescencia. Ha escrito para varios plataformas digitales, cuenta con dos libros inéditos: Mi abuela Bertha y Ángel sin alas. En la actualidad cuenta con un libro en puerta con la colaboración de las escritoras Irma Megold y Alma Cervantes: El norte del Edén.

EL PREMIO

Me he distinguido mucho en las competencias de jochos. Mis videos atragantándome con esos perros calientes se ven y se comparten cientos de veces en la red. Soy toda una estrella voraz. Hoy participé de nuevo. No sé a qué hora acabó el concurso, pero sí que he vencido otra vez; hasta me gané un perro Xólotl que me está guiando en la oscuridad. ¿Atravesamos un río? He llegado a un paraje llamado Mictlán. ¿Dónde estoy?

LOCURA

Cuando gozo una paleta, me sabe a Dulcinea. Cuando saboreo un caramelo, me sabe a Dulcinea. Cuando disfruto de un pan, me sabe a Dulcinea. En el baño de la escuela escribí: “Miguel y Dulce, una aventura para siempre”.

   Lucharé contra esos gigantes ─los edificios─ que nos separan día a día y llegaré a tu encuentro. Mi amigo, Pancho Panzas, me dice que estoy loco. Yo le contesto que sí, que estoy enamorado.

CHRIS MORALES (México). Actor y escritor de textos dramáticos, cuentos y microficciones. Ha publicado en sitios de internet, revistas y antologías electrónicas. Dos de sus obras de teatro fueron galardonadas por la Asociación de Periodistas Teatrales en el 2007 y 2016. Egresado de la UACM y del INBA, combina las letras con las artes escénicas en la asociación civil JADEvolucion-arte desde hace 15 años.

PARQUE NOCTURNO

Quiera la vida que no te aparezcas en el parque nocturno de mis sueños. En ese lugar he caminado con la visitante en turno, siempre sin cruzar palabra ni andar de la mano. Algunas veces me atrevo a tomarla del brazo o del codo, mientras ella camina taciturna, señal inequívoca con que mis sueños me avisan que no fui o no seré correspondido.

            En ese sueño recurrente estoy pensando mientras te acaricias el cabello y me platicas no sé qué cosas. No sé de qué has estado hablando durante la cena. Se acerca la hora de levantarnos de la mesa que, con sus velas, recrea la luz que en mi parque nos ilumina intensamente solo a nosotros. El resto del lugar permanece a media luz. Me notas distraído. Es normal. Casi siempre lo estoy. Me preguntas “¿Todo bien?”. Me atrevo a usar la voz, aunque sea solo para mentir: “Me he sentido un poco cansado. Disculpa si te hice sentir que no te prestaba atención. Escuché todo lo que me decías, pero no quise interrumpirte y más bien estaba recreando la escena de tu relato en mi cabeza”.

            Cuando nos despedimos, con una sonrisa forzada de mi parte, mi pensamiento solo atinó a gritarte cuando agitaba mi mano en señal de despedida: “Quiera la vida que nunca te aparezcas, que jamás te acerques al parque nocturno de mis sueños. Porque soñarte ahí es una forma de añorar lo que nunca he tenido, lo que nunca tendré”.

PEDRO GUADIANA. Autor del libro Vivir en las sombras, historias de migrantes en la tierra de Tump, Incursionó en el periodismo, impartió  durante cinco años la asignatura Técnicas y Métodos de Investigación Aplicables al Periodismo, en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Escribió artículos periodísticos para El Universal Gráfico, La Carpeta Púrpura que dirige el periodista e investigador Yuri Serbolov, y las revistas Generación y Fundamentos. Tiene la licenciatura en Administración y la maestría en Educación y Docencia. Fue Subdirector de Procesos de Evaluación Educativa del estado de Chiapas en el desaparecido Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y actualmente es profesor-investigador del Centro Regional de Formación Docente e Investigación Educativa –CRESUR- con sede en Comitán de Domínguez, Chiapas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí