Christopher Jaramillo es un actor, dramaturgo, director, gestor cultural y productor radicado en la ciudad de Guanajuato, con una trayectoria de 19 años. Se caracteriza por sus interpretaciones de personajes históricos como Miguel Hidalgo y Costilla, Manuel Ávila Camacho, Ignacio Allende, Romualdo García, entre varios otros. Desde sus estudios universitarios, se ha profesionalizado en diversos rubros a través de más de un centenar de cursos, clases y seminarios (incluyendo de Turismo) con maestros de repercusión nacional e internacional, lo que lo hace tener una sólida preparación. Actualmente, Jaramillo, también activista en pro de los derechos de las mujeres, los animales y el ambiente, es una figura en Guanajuato, como promotor del turismo y como conductor del programa de TV Guanajuato de nombre “Acústicamente”, donde presenta artistas invitados y noticias culturales; y que lleva ya al aire casi once años ininterrumpidos, con más de cinco millones de televidentes.

            Como actor ha figurado principalmente en obras de teatro llevadas a cabo en importantes foros como el Teatro Juárez, la Alhóndiga de Granaditas (Guanajuato), el Teatro Obrero (Zamora), Teatro Degollado (San Luis Potosí) o Ruinas del Conservatorio (Antigua, Guatemala). Su experiencia abarca también la docencia en la Universidad de Guanajuato. Y es alumno y asistente de dirección del primer actor Alonso Echánove.

            En sus inicios se desempeñó como reportero de Radio Universidad de Guanajuato, para luego pasar a formar parte de equipo de Festival Expresión en Corto (ahora GIFF). Su debut en el Teatro se da en 2002 con el Teatro Universitario de la Universidad de Guanajuato, formando también parte del grupo Batracio. A la par de actuar, escribe monólogos, obras, dirige y produce. Con el Teatro Universitario actúa en importantes obras a lo largo del país y en el extranjero.

En el 2004 formante parte del grupo de Teatro La Compañía, para luego integrarse a al grupo de teatro La Compañía de la Universidad de Guanajuato, dirigido por Luis Collin, para luego integrarse al grupo independiente Micclantekutli, en donde realiza teatro para niños y jóvenes en Plaza Mayor de la ciudad de León. Este grupo de experiencias enriquecen al actor y le permiten colaborar como asistente de producción del cortometraje Tierra de gringos, dirigido por Tim Parsa, donde comparte créditos por importantes actores nacionales e internacionales; también ganar el papel de rey en la ópera Un ingenioso Hidalgo de América, en cuya actuación brilló; y también incursionar en televisión grabando la representación de dos leyendas guanajuatenses para el programa Hechos Meridiano de Televisión Azteca, que sería transmitida, además de México, en Estados Unidos, Canadá y algunos países de Latinoamérica como Argentina, Venezuela y Colombia.

Entre las especialidades del actor, figura la de adaptar leyendas de Guanajuato y de otras partes del mundo, con las cuales ha deleitado en callejoneadas, reuniones, cafés y restaurantes. Como autor, destacan sus obras Cuando se juega a hacer el amor (que ha tenido gran aceptación) y La venda, en la que denuncia las injusticias sociales perpetradas contra el género femenino.

            Actualmente el artista da clases de actuación para bailarines y músicos en línea, y está por impartir cursos de actuación para niños y adultos de manera presencial. Además, ha sido invitado a participar en una telenovela colombiana, misma que se realizará este año.

            Le hemos hecho estas preguntas la arista para conocer un poco más su vida profesional y experiencia.

1.- ¿En qué género te sientes más cómodo: la tragedia, la comedia o en ambos?

Me siento cómodo en los dos. Empecé con la comedia; después realicé algo de drama y de tragedia. Sin embargo la mayor parte de las leyendas son trágicas, con algunas tragicomedias. La comedia es bastante funcional cuando estoy representando; pero la tragedia es más pasional, es más sentida y más difícil de realizar.

2.- ¿Cuáles han sido los personajes más entrañables para ti que has representado?

Han sido los personajes históricos como por fortuna me ha tocado realizar, como el fotógrafo Romualdo García, al que desafortunadamente poca gente conoce, pero que fue  una gran esperanza para el estado de Guanajuato. Nació en Silao, pero es muy reconocido en la ciudad de Guanajuato y en el mismo estado. También al arquitecto Luis Long, creador del Palacio de los Poderes de la ciudad de Guanajuato durante la época del porfiriano. También me acuerdo mucho del primer personaje que me tocó representar, un personaje suicida; fue el primer personaje que me marcó profundamente, una interpretación muy exigente. Por último, un personaje en la obra Mujeres de arena, donde represento a la violencia de género desde la perspectiva del hombre: algo muy lamentable, pero creo que el mensaje es muy interesante y los hombres debemos estar a favor de la no violencia.

3.- ¿Cómo nace tu inquietud por actuar?

Nace desde chico. Siempre fui una persona muy teatral. Siempre he hecho cosas muy teatrales, exagero muchas cosas, hago muecas, trato de hacer que se vea lo que hago con mi expresión facial o con mis manos y mi voz. Y no me había dado cuenta que era algo propio del teatro; sin embargo yo creo que hice teatro desde chico. Siempre me gustó imaginar y crear; incluso escribía; pegaba recortes del periódico en mi cuaderno y hacia mi propia nota, mi propia versión y creo que eso influyó mucho. Ya al paso del tiempo me entero de talleres en la Universidad de Guanajuato. Estuve en varios; sin embargo uno de los que me marcó más fue el del maestro Alonso Echánove, que es mi formador.

4.- ¿Cuáles son los actores de la escena mexicana internacional que más admiras?

Por supuesto a mí me gusta mucho mi maestro Alonso  Echánove, mi mentor; en su tiempo ganador de un premio hispanoamericano, siendo reconocido no solo en México sino en el extranjero. También me encanta Anthony Quinn. Me encantan también Alberto Estrella y Mario Zaragoza. Aunque tengo la fortuna de conocerlos, me gustaría llegar a hacer algunos proyectos con ellos.

5.- ¿Cómo ha modificado o afectado la pandemia el campo profesional de los actores?

Mucho, muchísimo. Cero que ha sido uno de los sectores más golpeados por la pandemia. En general, en todo el arte nos hemos visto demasiado afectados. Se afectó la industria, el turismo, y todos los géneros fueron lastimados; sin embargo, un artista no está asegurado, muchas veces dependemos de un contrato, y ante una pandemia los contratos pueden ser modificados. Sin embargo, hemos aprendido a evolucionar. Los artistas hemos aprendido a hacer talleres en línea, a ofrecer nuestros servicios virtuales. Creo que nosotros debemos considerar nuevas formas para hacer teatro sin poner el riesgo la salud: algo con muros o protecciones; es parte de la misma creatividad que implica hacer teatro: ingeniárselas, improvisar, crear para que la gente pueda disfrutar.

6.- ¿Qué es lo que más disfrutas de producir el programa de televisión Acústicamente?

Por una parte, las amistades que me ha dado el conocer la cultura de Guanajuato. Yo le tengo mucho amor a dicho programa. También creo que el poder informar cuestiones artísticas y culturales que hacen más fuerte al programa; así como poder ayudar a personas, ayudar a artistas, a artesanos; ayudar a gente que ayuda de otras maneras. Tiene un lado muy humano el programa. Si bien inició con la idea de instrumentación y música, se fue modificando para abarcar toda la cultura. Y claro que me encanta Acústicamente. Me ha tocado ahora ser el conductor y actualmente estoy yo al frente. Agradezco mucho al canal 8 que me da la oportunidad y nunca me han impuesto nada. Me dan la libertad. Yo amo Acústicamente.

7.- ¿Cuáles son tus obras de teatro favoritas?

Romeo y Julieta, Hamlet y Sueño de una noche de verano, de William Shakespeare. La vida es sueño de Calderón de la Barca. La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca. Y la versión de teatro de Como agua para chocolate.

8.- Sabemos que te has preparado mucho en diversas facetas de la actuación. Sin embargo, ¿hay algo en lo que te gustaría incursionar?

Me gustaría incursionar en los musicales. Es algo que creo que tiene una completitud muy difícil de realizar, porque involucra varias artes: bailar, cantar y actuar: es fenomenal. A mí me encantaría por lo menos una vez en la vida participar en un musical. Por otro lado, quizá hacer un poco más de cine, pero ahora un poco más internacional. Hacerlo en Europa o Sudamérica me fascinaría.

9.- ¿Cómo visualizas la escena actoral del estado de Guanajuato?

En Guanajuato hay gran talento, hay mucho artista y mucho entusiasmo. Tenemos la fortuna de tener uno de los mejores festivales internacionales, considerado como el mejor de América. Creo que estamos excelente en los festivales, en las convocatorias. Sabemos acoger muy bien a los artistas; sin embargo, lo que falta en este estado es que impulsen a los artistas locales de una manera más internacional. Hacer más intercambios; hacer cosas interesantes con apoyos para que pudiéramos proyectarnos en otras partes. Creo que es un trabajo tanto de las instituciones, como de los artistas. Trabajar de la mano para que esto pase, para ser más proyectados. Y también que la gente de Guanajuato pueda disfrutar más, abarrotar los teatros. Espero que cuando pase la pandemia los teatros estén abarrotados.

10.- ¿Cuáles son tus leyendas de Guanajuato favoritas?

“Los hermanos Carcamanes”, “El callejón del Truco”; y también una poco conocida, que es romántica con algo de tragedia, llamada “Los enamorados de San Roque”.

11.- ¿Cuáles son algunos de los momentos más memorables que has vivido como actor?

Hay muchos, muchísimos. Ahora recuerdo, el viaje que hice a Guatemala, representando a México en el conservatorio en unas extraordinarias  ruinas. La primera vez que actué en el Teatro Juárez también: se siente una vibra impresionante, muy impresionante: algo difícil de decir con palabras. Y actuar también en el Teatro Obrero, en Zamora, Michoacán, donde caben 1, 200 personas. Y otras memorias entrañables tienen que ver con poder convivir con el maestro Eugenio Barba, considerado como el mejor del mundo. Y aunque no he hecho mucho cine, también mis excursiones allí son para mí muy memorables. Y por supuesto de cada curso, de cada taller y cada clase que he tomado me llevo algo, aprendo algo, y siempre s un gusto y un placer.

12.- ¿Qué es lo más difícil de dedicarse a la actuación en un país como México?

Definitivamente los sistemas, las instituciones. También creer que el artista no vale o creer que lo vale pero que lo va hacer de manera gratuita. En ninguna otra profesión u oficio se suele pedir que el profesionista no cobre o lo haga por amor al arte. Lamentablemente en México a un artista sí se le dice que no hay dinero pero que se le paga, por ejemplo, con una comida o difusión; no se le da el valor que debe como en otros países. En países como Colombia, el cine y todo el arte son deducibles de impuestos. En estados Unidos hay apoyos económicos para el artista. En México no hay seguros. Cuando bien le va se trabaja por contrato, pero sin contrato uno no tiene absolutamente nada; y tiene uno que dedicarse a alguna otra que también sabe hacer. Lamentablemente eso pasa en la actuación y en general en el arte. Pienso que los artistas debemos ya no regalar nuestro trabajo, dignificar nuestra profesión y decir no al trabajo gratis, excepto en obras de verdad altruistas y que nace del corazón darlo a alguien que lo necesita. Las instituciones tienen su presupuesto, pero no suelen gastarlo en honorarios. Eso es lo más difícil del arte de la actuación en un país como México.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí