Miguel Ángel Avilés Domínguez es escritor independiente de cuentos y poesía; es también compositor de canciones. Nació el 3 de septiembre de 1978 y realizó estudios en el CCH (Colegio de Ciencias y Humanidades) en la Ciudad de México. Ha participado en algunos círculos culturales independientes como El punto y La nopalera. En esta entrevista, publicada originalmente en el periódico El vallartense en 2007, Miguel nos platica de su experiencia como escritor de poemas, con el mundo de los libros, las letras y la sensibilidad.

¿Por qué los jóvenes deberían leer poesía? ¿Que le ofrece la poesía a éstos que el futbol, el sexo, las fiestas no hagan?
La poesía o la cultura la puedes compaginar con tu vida. En lo personal me gusta el futbol, hacer el amor (no sexo) e ir a las fiestas, pero hay un gran abismo emocional quizá entre quien no lee algo (culturalmente hablando) que le nutra y quien no lo haga, porque podemos leer muchas cosas, pero poco es cultural o, mejor dicho, no tiene difusión. Los jóvenes deben de leer poesía para no perder ese misticismo que caracteriza al ser humano. Actualmente las relaciones son muy superficiales, y aclaro que lo superficial no es parte de la evolución humana, sino de su decadencia.

Qué me ha dado la poesía: más sensibilidad, más calidad humana, más conciencia sobre las cosas, más amor al prójimo (sin caer en moralismos). Me ha dado la oportunidad de conocer las emociones y sentimientos de grandes poetas como: Jaime Sabines, Octavio Paz o Jorge Luis Borges (que son a los que más leo), entre otros. La poesía me ha regalado sin esperar nada a cambio, el encontrar mi propia esencia instintiva social y sentimental; es un cataclismo de ideas y pensamientos encontrados entre el bien y lo común.

La poesía ofrece a diferencia del futbol, sana enajenación. A diferencia del sexo, lo contrario al vacío existencial). A diferencia de las fiestas, un momento de lucidez y meditación.

Al final todo lo puedes compaginar, tener tiempo para todo, sólo cambio el sexo por hacer el amor.


Como amante de la poesía de Sabines ¿podrías explicarnos porque ha sido consagrado como un poeta nacional, tan querido por su pueblo?

Como alguien lo dijo alguna vez, (no tengo a la mano el dato), «desde que editó su primera obra (Horal), encontró su propia voz, una voz única y distintiva». Esto lo colocó en un lugar ajeno a los demás, hasta de él mismo, creando su propio mundo, su propio Dios, su propia poesía, su propio amor a las letras y a la vida. Leer a Sabines es encontrar a mi otro yo, como a Mr. Hyde, pero contrario a, es como la bestia amorosa que tenemos dentro.

¿Crees que el escribir poesía pueda llegar a ser un tipo de manía o se pueda convertir en una enfermedad compulsiva?
Los poetas de por sí estamos locos. Yo lo estoy y vivo la locura más feliz. El que un poeta se convierta en maniaco o enfermo por las letras, está bien: mientras no rebasemos la línea de esa locura y entremos al desquicio, todo está bien.

¿Para qué escribes?

Escribo para la gente, para el mundo, para todo el mundo escribo. Cuando escribo, lo hago porque estoy inspirado. Escribo para cubrir la necesidad de estar constantemente alegre, para desahogarme y hacer una catarsis psicológica, para reír de ciertas parodias sarcásticas de la vida, para burlarme de los de «arriba», para muchas cosas; quizá hasta para matar el ocio, pero nunca para ganar dinero, nunca para lucrar.

¿Piensas en editar un libro?

De manera profesional no lo sé: quizá. De manera independiente, sí, actualmente lo hago, yo mismo voy a la imprenta, pido que me coticen folletos de la copia de mis cuentos, pago y ellos hacen la imprenta y me entregan; es sencillo y hasta divertido, pero te soy honesto sólo lo he hecho una vez, pero muy pronto estaré por ahí de vuelta.
Tengo material; por ahí una novela inconclusa de vampiros: El honor de la sangre, 12 cuentos perseguidos y en pre-proyecto aterrizado en una novela sobre los años perdidos de Jesucristo, muy a la manera de “El poeta independiente”, como me hago llamar.

¿Crees que es verdad que a las mujeres les atraen los poetas?
Pues hay de todo en la viña. Pero yo creo que sí hay algo de cierto en esa verdad. Mira, en una ocasión una chica me dijo que seguramente era yo demasiado aburrido (refiriéndose a que escribía poesía), a lo que yo le contesté: «lastima que no lo vas a comprobar, porque no soy yo el que se morirá de las ganas», me di la vuelta y me fui.
Más que atraerles te abre las puertas para tener muchas amigas. He aprendido a que no debo de utilizar mi poesía para fines mezquinos, no enredo a una mujer con mis palabras de amor; de por si dicen las mujeres que ya estamos muy quemados y no creen en nosotros, bueno hay que hacer un poquito para cambiar ese punto de vista de ellas sobre nosotros los hombres. ¿No crees?

¿Qué opinas de la despenalización del aborto en México?
Yo en lo personal pienso que el aborto es un asesinato, pero eso no me lleva al hecho de que yo nunca lo haría, puesto que quizá sí lo utilizaría como una última opción. Estoy también de acuerdo en el mismo, pero hay que estudiar el caso a fondo antes de cometer el acto. La despenalización te puede llevar a la inconciencia de no usar protección al momento de una relación, la gente puede decir que sí lo hace, pero en los hechos sabemos que otro gallo canta, una mujer con la calentura encima puede pensar: «total si me embarazo aborto» suena ilógico, pero es real.


Como en México el sistema penal y judicial está hecho para los de «arriba», o sea es muy corrupto, bueno para leyes tan complejas y controvertidas, habría que preguntarnos primero si la sociedad está preparada para ello y sí es que las leyes penales y judiciales se aplican correctamente en México. Esto lo digo por los embarazos a causa de violaciones de cualquier tipo.