Vértigo de agrado, la piel
y el sentimiento se quieren licuar.

Para la caricia de la palabra se distiende
el ánimo ofrecido.

La euforia insomne te consagra.

Y el corazón se entusiasma
porque gusta ha gustado bien
de su caramelo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí