Ha llovido del aire
con el fracaso de su inútil vuelo: 
       del nirvana,
ha caído directo al suelo. 
Maldito el color de su sino 
vestido de negro velo.

Sus aleteos la marchitan 
mientras sangra y vomita.
Estúpida ave que se confundió con viento. 
Tan corta su vida,
tan nada en el tiempo.

Triste pájaro sin cielo
       al borde del desmayo,
sus esperanzas están ya caducas: 
el mínimo intento...
       y su dolor matará...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí