Eligió al amor de su infancia para toda la vida. Hoy él es una leyenda que podría haber conocido a muchas otras personas, pero ella fue la indicada. La historia de Lionel Messi y Antonella Rocuzzo es una historia de amor que sobrevivió al tiempo y la distancia.

Se conocieron a los 9 años. Él se enamoró perdidamente pero su timidez no lo dejó declararse, así que le escribía cartas. “Algún día serás mi novia”, leía la correspondencia a la chica de sus sueños.

El destino los obligó a separarse, cuando en 2000 él fue a otro continente a probar suerte en su gran pasión: el fútbol. Pasaron años sin contacto significativo y en 2005, cuando Messi estaba de vacaciones en Argentina, la muerte inesperada de una amiga de Antonella, les llevó a ser amigos cercanos una vez más. En ese entonces ella tenía novio por lo que todo se mantuvo en amistad.

Poco después, Antonella terminó su relación de 3 años. Fue en 2007, que una amiga de Antonella empezó a sospechar del nuevo noviazgo con Lionel, cuando se dio cuenta del celular que Messi le regaló para que se mantuvieran en contacto con él en Barcelona y ella en Argentina.

De hecho fue por esta parte de la historia que la marca tecnológica Huawei, de la cual Messi es embajador, creó esta imagen que celebra la importancia que un dispositivo móvil tuvo en la historia de amor de esta pareja, sin el cual, tal vez el amor se hubiese desvanecido.

No se sabe exactamente cuándo formalizaron su relación, pero fue en 2009 Messi la reveló durante una entrevista:

-¿Tienes novia?

-Tengo.

-¿Tienes novia!

-Sí, es argentina y me siento muy feliz y tranquilo con ella.

Años más tarde, y entre las muchas anécdotas que se cuentan sobre esta relación, el exnovio de Antonella comentó en una entrevista: “al menos ella me abandonó por Messi y no por cualquier persona de la calle”.

Messi anunció oficialmente que el romance se produjo a principios de 2009 y el 2 de noviembre del 2012, nació su primogénito Thiago, fruto del amor de la pareja.

Previo al gran día, Leo Messi y Antonela Roccuzzo disfrutaron de un almuerzo en la víspera de su boda con miembros de la familia y los invitados que habían llegado a Rosario por la mañana. El almuerzo tuvo lugar en La Quinta, Casa de Campo, donde la fiesta saboreó un típico asado argentino.

Él gana una compañera para el resto de sus vidas, ella tiene el corazón del mejor jugador del mundo. Lionel y Antonella se juraron amor eterno en una boda de ensueño.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí