¡Ya te lo dije!

Destruirme despacio 
para desaparecer de estas miseria;
escapar del dolor crónico
de un mundo lacerante y asesino.
Tal vez intoxicar mis venas con bacterias, 
tal vez inyectarme un virus extraño...
       Lo que sea.

O abrazar las navajas con las venas 
si la pasión anhelada no llega.
Rendirme al fuego, soltar las cadenas, 
regalarle mi yo para amar y ser amado 
en una vida eterna,
en una existencia sin miedos, 
con tu cálido aliento
y tu sonrisa plena.

¿No lo sabías?
El dolor y la vida se aman;
pero nosotros somos un mundo aparte.

Ella es quien puede cambiar mi suerte,
       dignándome el alma
con su dulce beso de muerte.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí