La angustia es nuestra asfixia cotidiana

0

Gravitando entre cuerpos como luciérnagas
que en realidad
son más o menos que cerillos de luz oscura
consumiéndose dentro de una esfera de vidrio,
no sé si la distancia no es ya igual al tiempo.

Todo cambia.