Cuando se habla de mexicanos, el mundo tiene una clara idea en la cabeza: imágenes de cactus, sombreros, fiesta, mariachi, religión y tradición. Es fácil afirmar que México es uno de los países con un retrato “más claro” dentro del imaginario colectivo internacional, ¿pero qué tanto es cierta esta imagen con lo que vemos los ciudadanos?, y ¿por qué es importante que las empresas conozcan más a fondo el entorno inmediato que rodea a esta nación y su impacto en la vida diaria?

En su estudio Mexicanidad 2018, Kantar Millward Brown y Kantar TNS encontraron que los valores más asociados a lo mexicano resultaron ser, por mucho, la tradición y la cercanía familiar. Estos resultados parecen no sorprender demasiado al tratarse de constructos valóricos que han sido dominantes en el discurso cotidiano en el país.

No obstante, ambas agencias de investigación de mercados hallaron que, en México, y al ser el país más grande de la hispanidad con sus casi 120 millones de habitantes, no todos nos comportamos y pensamos de la misma forma.

“En Kantar, sabemos que en todo grupo hay opiniones diferentes y, a veces, se aprende mucho de escuchar las opiniones que no siguen a la mayoría pues es a partir de ellas que podemos comprender distintos matices que conforman a comportamientos del grupo completo”, explicó Jorge Fuentes, Director de Media & Digital de Kantar México.

De acuerdo con la investigación, la identidad nacional es tan ambigua que la misma indiscutible riqueza cultural de nuestra nación ha atraído a propios y a extraños a tratar de entender “cómo es el mexicano” y “por qué es como es”, ya que de eso depende que los contenidos de las empresas tengan o no una buena aceptación entre las audiencias.

Netflix es un claro ejemplo de ello. En los últimos meses, la compañía de streaming ha puesto especial atención a los intereses, hábitos, costumbres y estilo de vida de los mexicanos, pues su estrategia comercial, y de Content Marketing, ha estado enfocada en producir series mexicanas para interlocutores mexicanos.

Tras profundizar en los temas propios del imaginario colectivo del país, el 22 de abril, con el estreno de la serie biográfica de Luis Miguel, Netflix logró captar la atención de sus usuarios y de los que ni siquiera eran suscriptores de la plataforma. Según Google, al 96% le gustó esta producción, que constó de 13 episodios. Lo curioso es que las personas que no son fans de “El Sol de México” y que no estaban viendo la serie, sabían perfecto cómo se iba desarrollando la historia.

7,653,487 cuentas alcanzadas y 9,625,751 impresiones Fuente: TweetReach

El segundo acierto para la empresa de streaming fue La Casa de las Flores. Si el estudio de Mexicanidad dice que México destaca por los valores “liberales” (respeto, confianza, honestidad) y los “tradicionales” (tradición, cercanía y familiaridad), esta producción a cargo de Manolo Caro supo poner sobre la mesa el tema de la bisexualidad, transexualidad, corrupción, consumo de marihuana e infidelidad, pero sin dejar de lado la importancia de los valores en la sociedad actual y el retrato generalizado de los mexicanos y que, además, se dibuja en los medios de comunicación.

La primera temporada de La Casa de las Flores se estrenó el 10 de agosto, consta de 13 episodios, gustó al 97% de los usuarios en Google, y tal fue su aceptación, que ya está confirmada la segunda temporada.

3,572,083 cuentas alcanzadas y 4,148,034 impresiones
Fuente: TweetReach

Un tercer caso, aunque no le fue como a los otros dos, fue Made in Mexico. Si bien, Netflix no encontró el éxito esperado con este reality show protagonizado por nueve socialités: Pepe, Kitzia, Carlos, Liz, Columba, Chantal, Shanik, Roby y Hanna. Sin embargo, con seguridad sirve para entender que en México hay distintos matices, tal y como lo dice el estudio de Kantar.

La crítica que recibió Netflix es que esta producción, estrenada el 28 de septiembre, no refleja ningún sentido de pertenencia y mucho menos genera empatía con alguno de los personajes, ya que éstos son parte de un pequeñísimo círculo social, totalmente ajeno a la realidad del país y a los intereses y día a día de la audiencia.

146,471 cuentas y 168,342 impresiones
Fuente: TweetReach

En este sentido, queda demostrado que, para formar un vínculo afectivo con una serie, en este caso mexicana, debe haber códigos culturales en común. A sabiendas de ello, seguro Netflix no quitará el dedo del renglón y pronto veremos más producciones pensadas para la audiencia nacional, todo indica que la próxima será la siguiente entrega de La Casa de las Flores.