Canto en voz baja

0
1
Me derramo por ti,
arrastrándome como un río lodoso siempre a tus pies,
que lamo ceremoniosamente.

Hay tanto tuyo que no sabes que vive en mí:
tantas de tus estrellas dibujadas en mi espalda,
ascuas de nuestros besos ardiendo
como luceros en el camino de dos,
perfumes de tu ropa en cada bandera invisible del día.

2
Hoy es la fiesta de la inseminación.
Hacia ella voy de tu mano;
nos detenemos sólo para compartir el humo,
de boca a boca, de nuestro cigarro inacabable.

Ya viscosos, ya en delicuescencia,
experimentaremos todo cambio y morfología.

3
Tatúa como ayer tu boca en la mía;
cose tu piel en mi piel. Vivamos
unidos por la médula de los placeres eléctricos,
por el corazón que bombea a borbotones
el incendio de la sangre; en simetría perfecta.

Y que la cama sea como un templo
en donde rindamos culto a nuestro cuerpos trenzados
como sol y luna en el eclipse.

4
Chisporroteo de alegría si te siento encima de mí.
Me bulle el tuétano. Hierve la sangre.

Ardo bajo tu tacto, pequeño sol,
fogata que es un corazón ardiendo en la mitad de la alcoba.