Todos tenemos algo que defender:
una palabra absurda, una flor en las manos, un puñado de tierra;
algo que hacer para ocuparnos de la vida:
esperar, fingir que olvidamos, dormir a solas.
Cuando en la alta fiesta alguien llama nuestro nombre
no sabemos si queremos responder.

Cuánta atrocidad se yergue sobre nuestro destino.

Mañana es jamás.

Y aunque como niños cerremos los ojos al miedo, al peligro,
el enemigo continuará de pie en la habitación contigua.

Basta para contentarnos estar aquí,
pensar que no morimos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí