Urgen poner fin a la dicotomía “rosa-azul”, según el género

Las nociones de masculinidad y feminidad están profundamente arraigadas en la cultura. La población ha sido educada bajo el cliché “rosa-azul”. Sin embargo, las funciones tradicionales de género han cambiado considerablemente.

De acuerdo con el estudio de Kantar Millward Brown, AdReaction “Get Gender Right”, los mexicanos sienten que los estereotipos de la publicidad ya no les hablan. El 76% de las mujeres y el 71% de los hombres consideran que, la forma en que están siendo representados en la comunicación de las marcas no se adecua a la realidad actual.

Pero no es todo… el estudio Inclusión: Género y Empoderamiento de la misma agencia de investigación indica que las mujeres se han sentido presionadas para que cambien su apariencia (40%), mientras que los hombres se han sentido presionados para tener una vida laboral exitosa (50%).

Hoy día, 3 de cada 10 mujeres se han sentido presionadas para dedicarle más tiempo al hogar, mientras que el 30% de los hombres declaran que se han sentido juzgados, debido a que su pareja es quien toma las decisiones en la relación.

Asimismo, el estudio muestra que los consumidores perciben estos esfuerzos de comunicación de las marcas, asociándolo a la búsqueda de la equidad de género (41%), al interés por cambiar la perspectiva hacia la mujer (37%), a romper esquemas (33%) y a ser una marca diferente (31%).

En México tanto hombres como mujeres sienten presión por cumplir con ciertas expectativas, según su sexo. Aunado a ello permea la violencia por género. Las faltas de respeto en la vía pública presentan alta incidencia principalmente contra las mujeres (66%). Sin embargo, el hombre también es víctima de esta situación (56%).

Actualmente, 7 de cada 10 personas declaran afrontar acusaciones de celos injustificados y de ser víctima de alguna falta de respeto en la vía pública. El estudio indica que, cuando se es víctima de una falta de respeto, la gente responde al respecto, pero cuando se es testigo la respuesta es baja, aun cuando la afectación hacia la mujer ocurre con una gran frecuencia.

Es destacable que mientras las mujeres tienen una percepción mucho más marcada respecto a su rol estereotipado en la sociedad, los hombres presentan mayor dificultad para reconocerlo.

En este sentido, Kantar prioriza la necesidad de un enfoque de género neutral que se manifieste en diversas categorías, es decir, que los consumidores expresen su personalidad sin importar los estereotipos de género, ya que, en países desarrollados, y sobre todo en hogares donde se perciben los papeles del hombre y de la mujer por igual, esta tendencia ha mostrado una gran aceptación.