La Unidad Nacional de Asociaciones de Ingenieros, AC (UNAI) afirma que no es posible que a la sociedad se le engañe diciendo que cualquier inmueble y, en especial, una escuela puede iniciar sus actividades con un simple dictamen de evaluación preliminar.

Es necesario que toda la población esté debidamente informada con relación a los famosos dictámenes estructurales que todo mundo quiere en especial escuelas públicas y privadas.

Los ingenieros que cuentan con la patente de Director Responsable de Obra (DRO) son los únicos con las facultades para signar responsivas para todo tipo de construcciones, los cuales deberán ser acompañados de corresponsables en 3 puntos:

– Diseño urbano arquitectónico
– Instalaciones
– Un corresponsable en seguridad estructural que puede ser Ingeniero Civil, Arquitecto, Ingenieros Municipales, Ingeniero Arquitecto, (deben de estar acreditados a través de los colegios de referencia).

Después del sismo de 1985, el reglamento de construcciones se actualizó creándose la Comisión de Directores de Obra y Corresponsables de Obra, que lo coordina ahora la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI).

Todos los Directores y Corresponsables de Obra para obtener su registro deben llevar un curso de actualización profesional y acreditar el examen.

Por lo anterior, no cualquier inmueble y, en especial, una escuela puede iniciar sus actividades con un simple dictamen de evaluación preliminar, porque es requisito de ley ser firmado por un Corresponsable de Seguridad Estructural, y éste no se puede realizar con una simple visita.

Se requiere un análisis más completo, de gabinete, para analizar planos de cimentación, de estructura, conocer si cuenta con la licencia de construcción, si fue reforzado después del sismo de 1985, si cuenta con sus placas de visto bueno de operación para inmuebles que el reglamento de construcción se los exige de acuerdo con la complejidad del inmueble.

Es arriesgado que cualquier autoridad federal o de la Ciudad de México autorice el regreso a clases en las escuelas de todo el sistema educativo, ya que ponen en riesgo la seguridad de los niños. Lo mismo con las oficinas y viviendas.

No debería autorizarse el regreso a cierto inmueble hasta que éste tenga su dictamen de seguridad estructural firmado por un corresponsable de seguridad estructural, quien mostrará su carnet vigente, además el dictamen deberá ser acreditado en las delegaciones políticas en el caso de la Ciudad de México por la Dirección de Obras y Protección Civil correspondiente.