Marjha Paulino es una joven poeta radicada en la ciudad de León, Guanajuato, quien descubrió el mundo de la poesía desde niña, fascinándose por él y llevándola a la postre a experimentar la escritura creativa que profesionalizaría después, gracias al aprendizaje autodidacta en los grandes maestros de la poesía latinoamericana y a un trabajo de edición personal y también guiada por asesores. Gracias a su participación en el Seminario para las Letras Guanajuatenses pudo ver realizado su sueño de publicar su primer libro, Adopté un sol en la Tierra, el cual apareció en una edición artesanal hecha mano, a cargo de la editorial El principio del Caos, dirigida por el poeta Max Santoyo.

                El libro reúne una serie de poemas solares inspirados en una imagen idealizada, romántica y personal del astro rey como figura paterna protectora, que da vida y es pródiga. Por ello, los poemas, de buscada luminosidad, remiten a sensaciones cálidas como el cariño, la ternura y el amor. El libro ha podido ser presentado en diversas ciudades del país, principalmente del bajío, granjeándole a la autora amistades en el mundo literario.   

       

                Actualmente la poeta mantiene “Líneas de sol”, un blog de traducciones de poesía que hace del inglés (entre ellos, poemas de Leonard Cohen, Alberto Ríos, Anna Soctti) bellamente ilustradas; blog que recomendamos mucho a los lectores visitar: https://lineasdesol.blogspot.com/

Platicamos con Marjha para conocer más de su vida, su presente, su creación y sus ideas.

*

1.- ¿En dónde y en qué año naciste?

Nací en 1994 en la calurosísima ciudad de San Juan Bautista, Tuxtepec, o conocida solo como Tuxtepec, en el estado de Oaxaca. En verdad no bromeo con lo de calurosa:    es uno de los infiernillos que tiene México.


2.- ¿Cómo fue que comenzaste a escribir?

Pues creo que en realidad es un ciclo que se debe de seguir; al menos así fue en mi caso. Para empezar, comenzó a interesarme la poesía en la secundaria, gracias a un profesor que en verdad se entusiasmaba hablando de poesía. Al menos para mí eso influyó en que yo me involucrara más con los movimientos literarios, y comencé a investigar por mi cuenta no sólo las obras sino las biografías de los escritores y poetas que revisábamos en clase.

Creo que es así cómo uno empieza, con la curiosidad influenciada, claro, por las vidas y las obras de poetas de otros tiempos, y luego te comienzan a “picar las manos” y te empiezas a plantear en la remota y lejana posibilidad de ir escribiendo algo, lo que sea. Luego escribes un pensamiento, una idea, mala, cursi, como casi todo lo que escribimos cuando comenzamos en esto. Pero cuando le pierdes el miedo a ver lo que hiciste, creo que es verdaderamente cuando comienzas en serio. Tenía alrededor de 16 años cuando escribí algo en una libreta. A veces me lamento de no haber comenzado antes; a veces creo que pude comenzar después. No sé: depende de uno.


3.- ¿Quiénes son los poetas que más han influido en ti?

Bueno, en general diría que los poetas latinoamericanos. En específico me gusta pensar que más los poetas modernos y vanguardistas, porque fueron con los que comencé y los que más he admirado. Poetas como Rubén Darío, Juana de Ibarbourou, Delmira Agustini, Gabriela Mistral, Joaquín Pasos y Alfonsina Storni. Si me pongo a pensar en los que ahora influyen pues, es más difícil, porque me gusta seguir buscando más autores y seguir aprendiendo de ellos, o tratar de estar actualizada en general.

4.- ¿Por qué es tan especial para ti Alfonsina Storni?

Para mí Alfonsina representa una de las voces más femeninas más potentes que ha tenido Latinoamérica. Su vida fue un tanto tormentosa, pero a pesar de eso y a pesar de las marcadas limitantes que tenía al ser escritora a principios del siglo XX, su voz se convirtió en uno de los grandes referentes del Modernismo, y sus poemas de crítica social referentes a la desigualdad entre géneros me parece que siguen tocando puntos que aún vivimos como sociedad. Sus imágenes y la continua referencia al inmenso mar, al cual “se internó” para finalizar con su vida, hacen que quieras seguir sumergiéndote en sus letras.

La voz de Alfonsina siempre ha sido importante en mi vida, a veces de una forma que no puedo explicar. Y siento que su vida y obra han sido más que importantes en la literatura latinoamericana.

5.- ¿En qué eventos literarios y encuentros has participado?

En algunos. Desde lecturas en cafeterías locales hasta un par de presentaciones en la Feria Internacional del libro de Guadalajara, una como partícipe del Seminario para las Letras Guanajuatenses y la otra para presentar mi plaquette de poesía Adopté un sol en la tierra. La mayoría de las participaciones que he tenido han sido dentro del estado de Guanajuato.

Se avecina una participación más en el Encuentro de Escritoras Lumbre Entre las Hojas, que se tenía planeado para marzo de este año 2020 pero se ha pospuesto debido a la contingencia por el COVID-19.


6.- ¿Cómo fue tu experiencia en el Seminario para las Letras Guanajuatenses?

Fue muy buena. Es decir: tomas lo que te sirve, claro, y te permite replantearte muchas cosas sobre tu propia escritura. Me parece que es muy bueno para saber hacia dónde quieres ir y también para saber qué es lo que se está haciendo en Guanajuato en la poesía. Conocí a personas maravillosas con las cuales aún tengo contacto también.


7.- ¿En qué ciudades has presentado Adopté un sol?

En Celaya, Irapuato, Guadalajara y, claro, León.


8.- ¿Cómo ha sido tu experiencia con este libro y cuáles tus satisfacciones personales con él?

Estoy muy satisfecha. Es mi primer libro y me siento muy orgullosa de poder decir que pude hacerlo. Sé que para algunas otras personas quizá sea algo muy difícil de conseguir y yo estoy agradecida de poder haberlo logrado. Creo que incluso hoy me cuesta un poco leerlo porque me da un poco de pena, ¿sabes? Pero no en el sentido de sentir vergüenza, sino que sigue siendo algo tan personal que aún no creo que lo haya dado a conocer. No lo sé: es raro. Me encantó el diseño del libro; creo que Max Santoyo hizo un excelente trabajo de edición y el que el libro sea ensamblado a mano, de esta manera artesanal, le añade más “personalidad”.


9.- ¿Qué opinas de la escena literaria de León?

Creo que está un poco adormecida para ser honestos. Creo que hay talento, pero aun así se necesita un apoyo para tener más voces. Me encantaría que hubiera una difusión más seria en cuanto a lo que se produce en León. Creo que hay más voces a las cuales aún hay que darles un espacio.


10.- ¿Qué poetas nacionales sigues?

Me la he pasado, desde hace un par de años para acá, leyendo nueva poesía, o a poetas que tienen diferentes propuestas, no importa si me gustan personalmente o no, sino que siento que es importante saber qué es lo que pasa en México con la poesía. He leído a Diana Garza Islas, Maricela Guerrero, León Plascencia Ñol, Alejandro Tarrab, Myriam Moscona, Paula Abramo, Sara Uribe, Andrea Alzati, entre otros. Pero siento que la escena más local es también importante; es decir, poetas que trabajan su poesía dentro de Guanajuato como Juan Manuel Ramírez Palomares, Amaranta Caballero Prado, etc.


11.- ¿En qué proyecto literario estás trabajando actualmente?

Recientemente envié un libro de poesía a un concurso para publicación, no gané, pero quedé finalista. Creo que eso me da la pauta para seguir editándolo y cambiando varias cosas para ver si lo puedo usar para otra cosa, jaja.


12.- ¿De dónde surge tu apego con la figura del sol?

Desde pequeña, recuerdo que leí un cuento en uno de estos libros de texto de la primaria, en la que hablaban de la ninfa Clitia y cómo se había enamorado del dios Helios. Me pareció una historia maravillosa. Que ella precisamente se convirtiera en un girasol y cómo su destino era siempre buscar y seguir al sol. La imagen del sol siempre ha representado muchas cosas, no solo la figura de este dios, sino de cierta forma una figura paterna y creadora para la humanidad. Quizá yo juego un poco con la personalización de éste, pero no deja de parecerme un símbolo muy imponente.


13.- ¿Cómo observas la poesía hecha por mujeres en el estado de Guanajuato?

Yo siento que surge de a poco. Me gustaría que en unos años madurara aún más y Guanajuato fuera un referente en cuanto a poesía en general. Pero sí veo que, a pesar de que hay unas voces que surgen y que hacen algo o están trabajando ahora, es necesario tener más de ellas.


14.- ¿Has participado en antologías o revistas? ¿En cuáles?

Participé en la antología Las avenidas del cielo, la cual es una colaboración entre la Universidad de Aguascalientes y la Universidad de Guanajuato. Y en revistas como Golfa, El periódico de las señoras, Argonauta, El canto del Ahuehuete, etc.


15.- ¿Cuáles son tus retos personales como poeta?

Seguir aprendiendo y aprender a editarme porque, para ser honesta, cuando escribo nunca sé cómo parar ni cuándo detenerme. Eso es algo muy personal. Creo que siempre trato de editar y editar sin saber si en realidad algo quedó mejor como lo edité o como estaba antes. Ese es mi mayor reto.

Otro reto sería confiar más; creo que eso es algo por lo que todos pasamos y luchamos, pero creo que la inseguridad de nuestra propia voz puede privarnos de tomar muchas oportunidades.


16.- ¿Qué estudias y en qué universidad? ¿Cómo relacionas esta actividad con tu actividad de poeta?

Estudio Ciencias de la Comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México. Y bueno, la poesía es una forma de comunicación. Creo que mi carrera no está nada peleada con la creatividad y la expresión de uno mismo, así que siento que en eso se relacionan. Me encantaría decir que estudio algo más aparentemente opuesto como bionanotecnología o algo así que haga que mi respuesta fuera más interesante, pero no es así, jaja.


17.- ¿Dónde podemos encontrar tu libro?

Está a la venta directamente con la editorial. Pueden comunicarse con ellos a través de su página de Facebook: los encuentran como Editorial El Principio del Caos.


18.- ¿Qué mensaje te gustaría trasmitir a tus lectores?

Muchas veces dudo que tenga algo como “lectores”, más allá de gente que es curiosa por las letras, jaja. Pero me encantaría decirles que si ellos tienen alguna curiosidad de cerrar este ciclo de la lectura, que se animen a escribir. Escribir siempre es liberador, en algunos otros casos es estresante y te genera una ansiedad inmensa, pero siempre descubres algo de ti mismo en ello.


19.- ¿En qué otros géneros literarios te gustaría incursionar?

En realidad, en ninguno. Siento que a duras penas y hago algo de poesía, o bueno, me sigo desarrollando en la poesía como para intentar incursionar en algo más. Hay poetas que escriben novela y me parece increíble e inspirador, pero yo, por lo pronto, me quedo con la poesía.


20.- ¿Cómo ha sido el apoyo que has recibido de tus amigos y familiares en tu carrera literaria?
Ha sido increíble. Creo que alguien que escribe muchas veces no lo dice abiertamente; eso ocurrió conmigo. Era algo realmente mí; no dejaba a nadie entrar; sólo un par de amigos sabían que hacía esto en serio hasta que, bueno, “salí” realmente con lo del Seminario y con lo de mi plaquette. Y el amor y apoyo que he recibido desde entonces han sido hermosos.