A principios de este mes se anunció la creación de la primera comisión en defensa de los derechos políticos de la mujer, teniendo como marco el Día Internacional de la No Violencia, ya que en nuestro país se presentan diversas manifestaciones de esta problemática, no solo desde el ámbito psicológico o sexual, sino también en la participación de las mujeres en el ámbito público.

Adriana Favela Herrera, presidente fundadora del Consejo Consultivo de la CNDM, señaló que al paso de los años “Hemos pasado por distintas etapas: de la invisibilidad política de nuestras abuelas y la participación marginal de nuestras madres, a la implementación de acciones afirmativas para contar con un sistema de cuotas e incluso, de manera más reciente, a la aplicación del principio de paridad política de nuestros tiempos, que ha de permitir el acceso de más mujeres al ejercicio del poder público en el sistema político mexicano”.

Durante el evento se dio a conocer que en el pasado proceso electoral se logró un avance en la participación de las mujeres en la vida política, ya que hubo 46 mil 884 candidatas a diferentes puestos, 241 diputadas federales fueron electas y hoy en día la Cámara de Diputados se conforma por el 48.2% de mujeres.

Pese a que hay varios temas por celebrar, existen muchos aspectos en los que se deberá continuar trabajando, como lo es en la falta de tipificación de la violencia política contra las mujeres por razón de género. Es necesario contar con una definición legal sobre lo que implica este tipo de violencia, para que pueda ser penalizada debidamente, pues pareciera que solo hay castigo evidente hasta el momento en que se termina con la vida de la mujer.

Además, en este último proceso electoral se realizaron 774 agresiones en contra de los diferentes candidatos y de esta cifra, se presentaron 185 agresiones contra las mujeres, 19 de ellas terminando en asesinatos; por lo que en 2018 recrudeció el panorama de violencia contra las mujeres en la política.

Margarita Zavala reconoció que históricamente ha habido un avance en el rol de la mujer en la toma de decisiones, sin embargo, “nos enfrentamos con la necesidad de garantizar la paridad, la formación de mujeres en la vida pública, y terminar con la desigualdad salarial…Muchas de esas exclusiones son síntomas visibles de la enorme violencia contra las mujeres, desde el cállate hasta el homicidio”. Con ello, sentenció que la violencia política tiene como telón de fondo los feminicidios, el acoso y la discriminación, asunto que debe ser de prioridad nacional.

Zavala indicó que las estructuras de poder, culturalmente fueron adaptadas para los hombres, por lo que las mujeres nos hemos llenado de trucos para lograr tener cabida en ellas. “Estamos aquí para abrirle paso a otras mujeres, sin importar si es de izquiera o de derecha, si es conservadora o no. Estamos aquí para redefinir el poder”, aseguró bajo la consideración de que la población femenina en México ocupa el 52.2%.

Las diferentes conferencistas rememoraron que hace 65 años las mujeres lograron el derecho a votar y ser votadas, con lo que comenzó el avance en temas de paridad de género, pues en 30 años la representación política de las mujeres aumentó en un 35.5%; sin embargo, hay que impulsar el que puedan llegar al poder y ejercerlo.

En su participación, Josefina Vázquez Mota expuso que los cosotos de una campaña política para una mujer son mayores al que invierte un hombre para el mismo proceso. Además resaltó el rol femenino, ya que “las mujeres hemos ayudado a muchos hombres a llegar a puestos de toma de decisiones”.

No obstante, esta vez se requiere levantar la voz para nuevamente exigir mejores oportunidades para las mujeres sin que esto sea considerado como “un acto de buena voluntad”, pues “no es lo mismo una mujer que dice dame, que una mujer que dice tengo”. Así invitó a sumar esfuerzos para buscar el poder económico de millones de mujeres, con lo que podrían dar el primer paso en la búsqueda por cumplir sus metas personales y profesionales.