Amistad es la comunión en que sientes otra carne como tuya,
la muerte que se comparte,
el abrazo en que se restaura un momento el desequilibrio
en que el pesado mundo nos exige nuestro doloroso tributo de soledad.

Es la ración necesaria de otro para sobrevivirlo
y sobrevivir al desastre de existir,
dulce vino vertido en la copa de otros cuerpos.

La amistad es un misterio indescifrable, religioso.

Un amigo desearía ya, desde siempre, Altas.