Soledad, muerte y amor son lo mismo.
¿Por qué dar triple nombre a lo que es uno
y duele igual?

Si la soledad nos hace la muerte amar,
es porque en alguna región de la sustancia
dichas formas se hermanan y confunden
en una misma esencia
aún no nombrada.

Como el agua corriente,
junto al hielo
y el vapor.