Inicio Actualidad El Machímetro, el Guadalupe-Reyes o el Alcoholímetro, ¿a cuál le vas?

El Machímetro, el Guadalupe-Reyes o el Alcoholímetro, ¿a cuál le vas?

0

No podemos negar que el Gobierno de vez en vez nos hace el día con sus políticas públicas: desde la canción pegajosa del “chécate, mídete, muévete”, que por cierto terminó siendo un meme, hasta las incoherencias como el silbato rosa de Miguel Ángel Mancera para prevenir el acoso a las mujeres en el transporte público. 

Pero cuando se trata de operativos, también hay algunos que nos dota de historias para poder contar a los amigos. Empecemos con el alcoholímetro. Seguro todos alguna vez hemos sido detenidos por los policías a cargo del bendito alcoholímetro. ¿Tomó algo joven? (O damita, según sea el caso). Esa es la pregunta obligada casi de examen que por supervivencia básica respondemos que NO, aunque sea cierto.

Sino tienes cara de pacheco te dejarán ir, pero si dices que sí tomaste algo, sizigzagueaste o tambaleaste en tu respuesta, seguro te harán soplar por el instrumento aquel para determinar el nivel de alcohol que se halla en tu cuerpo. La cosa se pondrá más interesante si por causa del destino terminas en el torito. Eso sí, este tipo de anécdotas jamás son aburridas cuando las cuentas.

Otro operativo es el Guadalupe-Reyes. A partir del 12 de diciembre y hasta el 6 de enero se intensifican los patrullajes de seguridad. Este año, habrá más vigilancia en los centros comerciales, tiendas de autoservicio, y sitios con mayor afluencia.De aquí se desprende el programa “Acompañamiento Bancario”, el cual busca ofrecer más seguridad a las personas que realicen cualquier tipo de operación mercantil, sobre todo, retiros de efectivo. ¿Has visto alguna patrulla por el banco que usualmente frecuentas?  

Finalmente, el Machímetro es otro caso, pero a diferencia de los otros dos, éste buscó erradicar la violencia de género y consistió en una brigada de jóvenes naucalpenses que visitaron 26 bares y restaurantes, así como un centro comercial en Satélite,Santa Cruz Acatlán, Zona Azul y Lomas Verdes.

Aquí los protagonistas no son los policías sino los jóvenes brigadistas, quienes aplican el Machímetro, un cartel con la imagen de un termómetro, cuya graduación no está marcada en grados Celsius, sino en actitudes machistas y violentas de los hombres hacia las mujeres.

La idea es concientizar a los participantes e informar sobre este problema, a fin de tomar acciones preventivas. El Machímetro llegó a 2 mil 300 personas de 18 a 35 años, pero este programa sólo se llevó a cabo en Naucalpan.