Cuidar la alimentación del gato es de suma importancia, por eso, en este artículo te traemos útiles consejos para su cuidado. Hay que poner atención en que su dieta contengas proteínas, como la carne; grasas; y fibra. En el supermercado se encontrarán numerosos productos como croquetas o alimento húmedo de variados sabores y para cada estilo de vida del gato.

El alimento varía según la edad del felino, el peso, raza o estado de salud. Por ejemplo, los gatitos necesitan más cantidad de grasa y proteínas; mientras que con los adultos se requiere más calorías. Procura mesclar la comida seca con la húmeda, así, en caso de que tu gato no beba mucha agua, podrá mantenerse hidratado.

Cuidar la cantidad de alimento que se le da al gato es un punto imprescindible, el descuido podría generar sobrepeso y posteriormente sufrir enfermedades como diabetes, alteraciones cardiorrespiratorias y cálculos renales; detrás de cada paquete viene señalada la cantidad según el peso y edad del gato.

No intentes alimentarlo con las sobras de comida, pues muchos ingredientes que nos hacen bien a nosotros a ellos podría perjudicarles, por ejemplo: la sal y la cebolla. También otros alimentos que acostumbramos y pueden afectarlos en gran cantidad son: el chocolate, el alcohol, el té; y a diferencia de lo tradicionalmente conocido, la leche y el pescado crudo son peligrosos para su salud.

Pero descuida, también puedes consentir a tu felino con comida casera de vez en cuando, la variedad de sabores lo hará feliz. Puedes incluir arroz, pollo (sin huesos, bien cocido y sin piel), pescado hervido, carne (bien cocida) y huevos revueltos (bien cocidos).

Vigilemos  que beban mucha agua; hay que mantenerla fresca, en caso contrario la rechazará, y ellos, así como nosotros, necesitan del agua para una buena digestión e hidratación.

Los gatos son cazadores por naturaleza, comerán ratas, pájaros, lagartijas, etc., por lo que es importante desparasitarlo recurrentemente. Visita al veterinario para una dieta balanceada.