Los recientes 9 y 10 de marzo fueron días en que Ehécatl y Ecalchot, ambos dioses del viento (mexica el primero y maya el segundo), hicieron de anfitriones para la celebración del Festival “Eolo está en la casa”.

Como sabemos muchos, Eolo (hijo de Hípotes), famoso personaje lanzado a la fama gracias a su magnífica interpretación en aquella escena del no menos famoso libro de Homero, La Odisea, donde trata de echarle una mano con vientos favorables al personaje principal, pero la ambición humana lo echa todo a perder, visitó México y, de la mano de Ehécatl y Ecalchot, hizo de la CDMX un revoltijo de árboles y coches.

Pues bien; si eres a estas alturas un experto esquivador de árboles, justo es que tengas el derecho para dedicarle este fin de semana a esa personita especial (espero sea también sobreviviente (lo escribo con el corazón)), una de estas canciones:

  1. Si tu personita especial es de alma rockera, pídele que te peine el alma con “Viento”, de Caifanes.
  2. Y si tiene más bien un aire científico, dale una mezcla de oxígeno, nitrógeno y argón, con “Aire”, de Mecano.
  3. Pero si quieres dedicarle una canción a alguien romántico y apasionado, no le des una brisa: dale un torbellino de aire: “Aire aire”, de L. E. Aute.

Suerte, y a aprovechar los vientos favorables que Eolo nos dejó.

Autor: Víctor Lovera