México es un país que cuenta con el salario mínimo más bajo dentro de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), contrario con el alto costo de vida que se necesita para vivir desahogadamente en las grandes metrópolis como la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara. Este rezago salarial se traduce en un fenómeno económico que afecta directamente a los Millennials que se abren paso en la vida laboral.

A todo esto ¿qué es un Millennial?, según la revista Forbes México “la Generación Millennials define a los nacidos entre 1981 y 1995, jóvenes  entre 20 y 35 años que se hicieron adultos con el cambio de milenio (en plena prosperidad económica antes de la crisis). Según el reporte de Tendencias Digitales, Conecta tu marca con los Millennials, actualmente en Latinoamérica un 30 % de la población es Millennial. Y según una proyección de la consultora Deloitte, en 2025, representarán el 75 % de la fuerza laboral del mundo”.

¿Qué es lo que queremos los Millennials a la hora de buscar empleo? La respuesta es casi automática: jornada y pago justo por el trabajo que desempeña. ¿Cuáles son las principales problemáticas que enfrentamos?

Vacantes que decepcionan. En los portales web de las bolsas de trabajo son muy comunes las vacantes que te piden las perlas de la virgen y te quieren pagar con corcholatas, es decir, los bajos salarios que ofrecen a jóvenes profesionistas en comparación con el perfil que solicitan, que en la mayoría de los casos incluyen amplia experiencia, hablar fluidamente un idioma extranjero, certificaciones y cursos. Y lo peor, la cereza del pastel… muchas de esas vacantes ni siquiera ofrecen prestaciones de ley.

Búsqueda de nuevas oportunidades. Este es el caso cuando ya te encuentras laborando para una empresa pero quieres trascender y buscas nuevas oportunidades de crecimiento profesional, una de las problemáticas a las que te enfrentas es el renunciar a tu anterior trabajo, muchas de las veces la reticencia e intolerancia de los anteriores jefes los lleva a argumentar que el trabajador carece de profesionalismo y compromiso, pero ¿dónde esta su compromiso como empresarios para contigo como empleado? ¿Por qué no habrías de migrar a otra empresa que te ofrece mejores condiciones? Si los empresarios cuidan y defienden los intereses de sus compañías ¿por qué el empleado no tendría el mismo derecho a velar por su bienestar?