Uno de los principales efectos del Cambio Climático es la disminución del hielo en las zonas polares del planeta, por lo que el nivel del mar y las especies animales que habitan los Polos se ven afectadas severamente. Sin embargo, un grupo de científicos ha propuesto una peculiar solución a este problema: utilizar bombas eólicas.

Una bomba eólica es básicamente un aspersor de agua que es activado por el viento. Bajo esta premisa, la propuesta realizada por un grupo de científicos estadounidenses, plantea bombear el agua de mar sobre el hielo de la región Ártica, con el fin de que esta agua se congele y así aumente el grosor del hielo permanente de la zona.

Con esta propuesta, los científicos aseguran que pueden aumentar alrededor de un metro el grosor de la capa de hielo ártica en el transcurso de un invierno.

En este sentido, cabe recalcar que actualmente el grosor promedio de la capa de hielo es de 1.5 metros, por lo que se elevaría este número a 2.5 metros en tan sólo un invierno.

Este proyecto está liderado por Steven Desch de la Universidad Estatal de Arizona, y se suma a una larga lista de propuestas que buscan combatir el derretimiento del hielo en los Polos.

No obstante, cabe resaltar que más allá de ser una solución para este efecto del cambio climático, se trata más bien de un remedio que nos ayudaría a postergar los efectos catastróficos del calentamiento global.