Un Uber con la opción de ir sin el conductor, casi autónomo ha llegado gracias al Centro de Tecnologías Avanzadas en Pittsburgh, Pennsylvania, ahora los primeros Uber autónomos del mundo están recorriendo las calles de Pittsburgh.

De acuerdo con el equipo de Uber y sus proyecciones pretenden aprovechar el potencial de los Uber autónomos para cumplir su misión y mejorar la sociedad, por ejemplo: reduciendo el número de accidentes vehiculares, que hoy conducen a 1.3 millones de muertes al año; liberando hasta 20% del espacio en las ciudades, que actualmente es utilizado para estacionar los más de mil millones de autos en el mundo; y aliviando el congestionamiento vehicular, donde cada año se pierden trillones de horas.

Aunque son autónomos los Uber cuentan con un conductor de seguridad en el asiento delantero porque requieren intervención humana en múltiples situaciones, incluyendo el mal clima. Incluso cuando estos problemas de tecnología queden resueltos, se cree que los viajes compartidos serán un mix de servicios ofrecidos por ambos, conductores y Ubers autónomos. Esto es porque los límites del software para vehículos autónomos y la demanda acelerada por un mejor transporte sólo pueden ser resueltos mediante la conducción humana.

“No podríamos estar más emocionados con lo que viene. Pero para que esto suceda, debemos empezar por combinar nuestra red de usuarios con nuestro software y hardware de autos autónomos. Nuestros esfuerzos desde el Centro de Tecnologías Avanzada, combinados con nuestra reciente adquisición Otto, quiere decir que tenemos uno de los equipos de ingeniería de autos autónomos más fuertes del mundo, así como la experiencia que viene de ofrecer productos para viajes compartidos y entregas en cientos de ciudades. Nuestras alianzas con socios conductores, así como otras nuevas con fabricantes de autos como Volvo, asegurarán una experiencia de clase mundial para las generaciones venideras.”