Silverio Vázquez inició en el arte cuando tenía diez años. Todo comenzó cuando en la escuela primaria le encargaron una tarea sobre Benito Juárez. Ese día no alcanzó a comprar la monografía y tuvo que dibujar el rostro del prócer. La maestra no creyó que el niño Silverio lo había hecho. Así se dio cuenta que en el dibujo y la pintura había un mundo por explorar. Su formación desde entonces ha sido autodidacta. Sin embargo, tiene en mente obtener la licenciatura en Artes Plásticas. Es Ingeniero Forestal y Técnico Superior en Seguridad Pública, pero lo suyo y lo que de verdad le llama es el arte. El arte le brinda la capacidad de contemplación y una forma de expresión que en otras disciplinas no encuentra.

            Maneja sobre todo el óleo, técnica en la que se concentra; más ha hecho hasta la fecha trabajos a lápiz, con lápices de colores, acuarela, tinta y técnicas mixtas. También sabe esculpir yeso y barro. Su especialidad son los lienzos de 10 x 20 cm, 30 x 20 cm, 35 x 25cm, 40 x 50 cm, 70 x 80 cm, 60 x 90 cm y 100 x 75 cm. Sin embargo, puede trabajar cualquier dimensión que le soliciten, ya que realiza trabajos por encargos, como retratos.

            Su obra aún no ha sido expuesta, y espera el momento de ello para seguir cumpliendo sus sueños, presentando en una exposición su trabajo ante un público. De momento se enfoca en el proceso de descubrir su verdadero estilo. Gusta de experimentar con los colores y las obras, hacer cosas inusuales y fuera de lo común, combinando muchos elementos. “Siento una fascinación por la inmensidad de colores que se pueden llegar a usar en un solo cuadro”, nos platica.

Avocado principalmente al retrato de personas, animales y flores, su proceso creativo es muy intuitivo; muchas veces improvisa, pero en su mente dibuja una idea y simplemente la plasma porque va naciendo de la acción. Le motivan e inspiran su novia y sus hijos. De hecho, una de sus obras es el retrato de su hija Ingrid con ropa de tehuana y flores al estilo Khalo, la cual tituló Las veinte primaveras de Ingrid, y fue su regalo en su cumpleaños. La calle, diversos lugares en los que contempla paredes, techos y figuras estrambóticas, o incluso la misma gente que camina por la calle, le inspiran y le brindan ideas para desarrollar. No obstante, en la dialéctica de técnica e intuición, considera que ambas son importantes: “En todo trabajo está presente la profunda inspiración y el instinto, pero por otra parte también está el perfeccionismo. Se trata de evolucionar en cada trabajo y que de cada obra se aprenda algo nuevo”, piensa.

Admira de los clásicos a Diego Velázquez, El Bosco, Alberto Durero y Lucas Cranach; y más contemporáneamente a Salvador Dalí y Frida Kahlo. De hecho, su obra tiene mucha influencia de ésta última, pintora cuyas obras pintorescas y coloridas le han atraído mucho.

Contrario a muchos otros artistas, el confinamiento y las restricciones sociales impuestas por la actual pandemia no han afectado en lo absoluto su trabajo creativo. “Por el contrario, en este periodo es cuando verdaderamente he tenido tiempo para hacer más obras”, nos aclara. Es así que se sigue preparando. Tiene en mente los concursos. Le atrae, por ejemplo, el concurso anual de pintura Rodin.

Sabe que el arte es un campo difícil en ciertos sentidos. “El trabajo no siempre es reconocido. Sí es admirado y apreciado, pero muchas veces, las personas no están dispuestas a pagar por un trabajo ya que lo ven como sólo un hobby por parte del artista. No todas las personas reaccionan así, pero sí muchas. Creo que eso tiene que ver con el desconocimiento del tiempo y dinero que implica ser artista. En un cuadro puedes llevarte meses, especialmente en un retrato en el que se deben replicar los rasgos particulares de una persona y los materiales que se usan no son nada baratos”, nos comenta con toda razón. Pero su satisfacción, al final del día, como artista, es ver a la gente genuinamente interesada en su trabajo. Esto constituye un poderoso motor que lo mueve a seguir creando. Que le hagan comentarios agradables, pero nacidos directamente desde el fondo del corazón. Por el momento, su obra se puede visualizar en su página de Facebook: Sylver Arts, en el siguiente link, a donde remitimos al amable lector, y donde pueden contactarlo si están interesados en que el artista les realice un trabajo: https://www.facebook.com/Sylver-Arts-101861678356652

El Quijogato
Las veinte primaveras de Ingrid
Max
Retrato de Rosa Villarreal (detalle)
Englsih bulldog
Obra en proceso: Mr. y Mrs. Labbé

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí