Oficinas que transformarían la vida de cualquier godín

0

El término salaryman o godín se refiere a los oficinistas que por lo general trabajan de 9 de la mañana a las 6 de la tarde. Al ser un adjetivo calificativo podría entenderse como algo despectivo. Sin embargo, para la cultura suburbana los godínez se han vuelto un segmento muy importante y atractivo, debido a sus hábitos de consumo y estilo de vida.

Hoy día, un godín moderno merece trabajar en un lugar agradable que no sólo propicie un mejor desempeño laboral, sino que sea motivacional. Después de todo, el trabajo es como su segundo hogar, por la cantidad de horas que pasan en la oficina.

En entrevista para Insolente, Daniela Guzmán, directora de marketing de WeWork, dijo que en México existe la necesidad de tener nuevos espacios de trabajo, que hagan que los empleados sean mucho más felices, pues esto genera mayores resultados para las empresas, pero sobre todo una mejor calidad de vida en la gente que las conforman.

De acuerdo con Guzmán, el coworking, por ejemplo, es una excelente tendencia laboral, que permite a los empleados trabajar con otras personas que no necesariamente son del mismo negocio; además es un sistema flexible y sin restricciones, pues son espacios de trabajo, según las necesidades de cada empleado (miembro de la comunidad).

Pero la parte interesante comienza cuando las oficinas tradicionales y aburridas son cambiadas por edificios con ciertas amenidades como cerveza, café, agua, internet, muebles cómodos. Invitados ilimitados, sala de juntas, equipo de cómputo e impresión, área de juegos, de fumar y para descansar. También alianzas con restaurantes, gimnasios, y acceso a servicios de consultoría en pro de la comunidad godín.

“Se trata de hacer lo que amas en un espacio que ames. Además, le das una imagen a tu negocio, una que a lo mejor no tendrías si no existiera este tipo de espacio de trabajo”, comentó la directora de marketing.

Checa las oficinas, que acorde con WeWork, pueden cambiar la vida de los oficinistas.

 

Fotos: Cortesía