Se acerca el quinto partido, sí ese temido momento que pone a temblar a los mexicanos porque históricamente el pase de nuestra selección a octavos de final es algo de suerte, tal y como sucedió recientemente: Corea fue el salvador de México, que cuan si fuera la misma Villa, los aficionados fueron a la embajada a darles las gracias a los coreanos.

Sin embargo, soñamos con ganar el Quinto Partido y vivimos con esa ilusión. El reto principal es superar todos los obstáculos para poder ganarlo. ¿Qué se necesita para triunfar?, ¿es un tema de optimismo, mentalidad, voluntad, concentración, confianza?

Para responder estas preguntas, Kantar elaboró un estudio que sirvió de base para desarrollar el documental Balón al aire, realizado por GOLA, en colaboración con Corona. Este documental tiene la premisa de romper los paradigmas que tenemos como sociedad mexicana y empezar a pensar que en realidad “no hay quinto malo”.

Con una duración de 45 minutos, Balón al aire busca desmitificar el famoso 5to partido, así como explorar los obstáculos que históricamente han impedido a los mexicanos lograr una mejor posición en la Copa del Mundo.

Dirigido por Gabriel Mariño, el film reúne entrevistas realizadas a diferentes personalidades del deporte como los ex-mundialistas Pavel Pardo, Luis García, Rafael Márquez, Jared Borgetti y Germán Villa. También a periodistas, líderes de opinión y otros mexicanos emergentes que han destacado en sus ámbitos, como Marion Reimers, Lorena Ochoa, Francisco Alanís “Sopitas” y Camilo Lara.

El estudio desarrollado por Kantar investiga los cambios culturales de los mexicanos, así como los factores que moldean su comportamiento a partir del desempeño del país en competencias internacionales de fútbol, y su impacto más allá del tema deportivo.

De acuerdo con Kantar, el 82% de los hogares con televisión en México ve el Mundial y con el 64% nuestro país ocupa el tercer lugar a nivel global en emoción relacionada con el futbol.

Ganar empieza con un sueño, con las ganas de trascender

El optimismo nos hace creer que no hay imposibles. Pero no basta con soñarlo, es necesario un cambio de mentalidad, de voluntad de actuar y de contar con los medios y recursos que permitan lograrlo. Se necesita de talento, trabajo duro, esfuerzo, disciplina, y mucho apoyo colectivo, desde las instituciones, medios, hasta de la afición.

Los especialistas invitan a que pasemos de ser un simple espectador que se enfoca solamente en la emoción, el fervor y el resultado final para cuestionarlo. Hay que exigir de forma colectiva mejores resultados, así como tener aceptación y mayor aprendizaje de los fracasos.