Claro que recuerdo el feminicidio de Martha Karina, fue en el 2013, sin duda un año difícil, la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) acababa de afrontar una exhaustiva huelga, donde los medios tendenciosos se dieron un festín de descalificaciones y denuestos, lo que menos necesitaba la comunidad UACMita era una raya más al tigre.

Recuerdo que revisaba mi Facebook cuando vi la publicación que una amiga de Martha Karina había compartido en un grupo de la UACM, era un texto breve donde también se mostraba la fotografía de un joven con gorra de rapero, en la publicación pedía ayuda para localizar al asesino de su amiga, en sus palabras se leía el dolor y la impotencia de que el entonces novio y ex compañero de clase de Martha Karina estuviera prófugo. En ese entonces el Facebook de Martha Karina Torres Jorge “Pops” (como le decían sus amigos de cariño) seguía activo, recuerdo que me metí a ver su galería fotográfica, veía sus fotos con una mezcla de asombro y tristeza; ella no era muy diferente a mí, estudiaba en la misma universidad que yo, en el mismo plantel, había conocido a su novio en la universidad (al igual que yo), sonreía y posaba para las fotografías en lugares que me eran muy familiares: la UACM plantel Cuautepec.

Fue entonces que caí en la cuenta lo cerca que estaba el peligro y la injusticia de mí, de cualquiera de nosotras, que pudo haber sido alguna amiga, compañera de clase, profesora o trabajadora de la UACM. Recuerdo también que compartí la publicación en un grupo al que pertenecí “Hermandad Creacionista”, donde se congregan más integrantes de la licenciatura que estudié. Algunos (los más) ignoraron olímpicamente la publicación, y otros tantos pusieron en duda la veracidad de la noticia, argumentando que la UACM ya no necesitaba mas “escándalos” como ese.

La noticia era nebulosa, sin embargo, se trataba de dos integrantes de la UACM, donde una era víctima y otro victimario. Recuerdo que a diario investigaba a través del blog ¡Justicia para Martha Karina! sobre el caso, no había mucho avance, más que la incansable labor de los amigos de “Pops” pidiendo ayuda para que el asesinato no quedara impune. Poco tiempo después la cloaca se destapó: era una triste verdad, Martha Karina había fallecido a causa de 25 puñaladas que Cristian Alejandro Ortiz Reyes le había propinado, después se dio a la fuga. Con la intervención de los medios la captura del asesino de Martha Karina no se prolongó demasiado, una reportera lo reconoció mientras Cristian vendía helados en un negocio ubicado en el estado de Hidalgo.

Con tristeza reconozco que los UACMitas no hicimos mucho: un comunicado, un exhorto, un lamento incipiente y ya. Quizá porque nos encontrábamos demasiado cansados por la grilla posthuelga, quizá porque muchas somos demasiado feministas que ya no tuvimos tiempo de acercarnos al caso de Martha Karina, quizá porque “Nada humano no es ajeno” que legamos la tarea para que alguien más se ocupara de ella, quizá porque es más fácil pensar que esas injusticias se encuentran muy lejos de nosotros.

A más de tres años sigo pensando que Martha Karina no era muy diferente a mí, ella tenía sueños e intenciones de cumplirlos, sonreía y disfrutaba el momento. La justicia no alcanza para rehacer los sueños que le arrancaron, por eso hoy, Martha Karina, yo te recuerdo.

“Yo sé que con esto nunca vamos a recuperar a mi hija, pero yo sé que pronto te atraparán y Martha Karina tendrá justicia”

Palabras de Mayra Virginia Jorge