Se acerca Halloween, y aunque no es una celebración propia de los mexicanos, hay muchos que la celebran. Las calles se llenan de niños pidiendo “dulce o travesura/ dulce o truco/ truco o trato” sin conocer, en muchos casos, a qué se debe tal frase. Hay distintas teorías, algunas más macabras que otras. Aquí te contamos una de ellas.

Esta celebración tiene sus orígenes en antiguas tradiciones celtas, en las festividades de Samahin, el 30 de octubre, para ser exactos,  día que marcaba el término del verano y se le conocía como la estación oscura, debido a que los días eran más cortos y las noches más largas.

Eran días difíciles, pues se creía que los espíritus (tanto buenos como malos) podían volver al mundo de los vivos, por esta razón, también se le conocía como Noche de los espíritus. Según se cuenta, los brujos se disfrazaban de demonios y se  llevaban a cabo sacrificios de jóvenes que eran entregadas por sus familias y ofrecidas al dios de la muerte.

Te preguntarás, ¿quién en su sano juicio entregaría a su hija al dios de la muerte? De ahí proviene la frase “trato o truco”, los brujos iban a las casas repitiendo estas palabras. Si los del hogar elegían el “trato”, debían entregar a una joven y estos brujos se irían en “paz”; si por el contrario, se rehusaban al trato, eran maldecidos por los brujos y algún miembro de la familia sufriría de muerte ese mismo año, éste era el “truco”.

37

Ahora celebrar Halloween ya no parece tan divertido ¿verdad?

¿Qué otras leyendas sobre Halloween conoces?