El Host-desking es una nueva tendencia empresarial que se refiere a la adopción de espacios más versátiles para trabajar, es decir, que es una adaptación moderna del término ‘Hot-racking’, cuando los marineros usaban los mismos casilleros en diferentes turnos.

La creatividad y el orden forman una parte muy importante de esta práctica, pues consiste en tener un escritorio o mesa de trabajo en un área común, donde los lugares se asignan por un tiempo determinado.

Las empresas que mejores resultados han obtenido con esta práctica son las PyMES, en particular las áreas de ventas debido a la variación en horarios y actividades a realizar en un solo día.

A pesar de no ser una práctica popular, el hot-desking es una alternativa funcional de trabajo, toda vez que los espacios en renta deben ser cómodos y atractivos para todos los que necesitan un área de trabajo intermitente.

De acuerdo con la empresa PM Steele, en la actualidad la cultura del trabajo se está transformando y los empresarios cada vez buscan más alternativas para simplificar, y ahorrar en varios aspectos, por ello es vital contar con nuevas opciones de servicios que se adapten a las necesidades y, además, contribuyan a la innovación.

Para hacer Host-desking se debe contar con el mobiliario adecuado, tener conexión eléctrica, de voz y de datos de manera oculta y de fácil acceso, pues la clave de esta práctica está en crear espacios multifuncionales que puedan ser utilizados en diferentes horarios y por distintas personas, siempre y cuando se dejen limpios y perfectamente ordenados.