El hábito de la lectura, desde una temprana edad, es un gran estímulo a la creatividad, al desarrollo de la imaginación, la capacidad de abstracción, la inteligencia, la capacidad verbal y la concentración de los niños; igualmente aumenta su vocabulario, diversifica sus intereses y modela su personalidad. Los libros deberían estar en la vida rutinaria de los niños pues contribuye a su plena formación en muchos sentidos. Aún más: si los padres, hermanos y amigos comparten con el niño el momento de la lectura se estará creando un vínculo especial sumamente importante para el aprendizaje social. El interés por los libros debe ser inculcado en los niños casi desde la cuna y tratar con persistencia de que el acercamiento a los libros se les convierta en un hábito. No es necesario que un niño sepa leer para que éste tenga contacto con los libros: hay libros para todas las edades: los hay con sólo imágenes, y hay libros con vocabularios, es decir, que llevan imágenes y bajo ellas los nombres de los objetos que estas representan, con el fin de los niños aprendan a asociar objetos con las palabras que los designan y éstas con sus grafías. Los padres deben valorar el momento de lectura de los hijos y proporcionarles el ambiente más adecuado posible para ello, lejos de ruidos, así como lugares confortables.  Los beneficios del libro para los niños son incalculables y para toda la vida. Lleva al niño a amar el saber, a adentrarse en el mundo del arte, aumenta su habilidad de comprender los problemas de la vida, desarrolla su sentido crítico y crea alternativas de diversión y placer para él. Por medio de la lectura el niño se nutre de experiencias valiosísimas probando sensaciones como el misterio, el asombro o la fascinación.  Aparte de esto, el niño puede aprender valores universales: el gusto por las ideas y la cultura, la fraternidad, el bien. Afortunadamente, hoy en día existe en México una gran infraestructura pública y privada de libros y literatura para niños, así como de espacios exclusivos, diseñados especialmente para la lectura infantil en escuelas, bibliotecas y centros culturales.