De los actos más viles que el ser humano ha cometido en contra de la naturaleza, el ecocidio al manglar “Tajamar”, es un hecho que no debemos pasar por alto.

Tajamar se encuentra ubicado en Cancún, el principal destino turístico del país, proveedor de una gran derrama económica, que le brinda a sus visitantes la hermosura de sus playas, cenotes y arqueología, entre otras bondades. Sin embargo, nada justifica que se comentan crímenes en contra de la naturaleza.

En la madrugada del sábado 16 de enero, fueron devastadas cerca de 57 héctareas de la reserva natural de Tajamar. En este cobarde acto, un grupo de policías y operadores irrumpieron con maquinaria pesada para iniciar con el trabajo de tala de árboles y relleno del manglar. El motivo es que Tajamar fue vendido a inversionistas extranjeros, quienes apoyados por “autoridades” municipales, estatales y federales, pretenden construir un desarrollo inmobiliario y comercial.

Lo más ruin de este ecocidio fue que no sólo el hogar de cientos de especies como aves, reptiles, peces y mamíferos haya sido destruido, si no que nunca tuvieron el más mínimo respeto por la vida de los animales, los cuales fueron sepultados vivos entre los escombros.

Los habitantes de Cancún han reprobado tajantemente este acto y se han manifestado en contra, muchos mexicanos estamos indignados por este ecocidio y nos negamos a permitir que se continúen dañando los escenarios naturales de nuestro país. Hagamos que el mundo entero tenga las miras en este caso y así se logre impedir esta aniquilación contra la naturaleza.

Hay diversas asociaciones que ya están trabajando en las peticiones para detener este acto, Change.org es una de ellas, puedes acceder al link y firmar la petición.

http://ow.ly/XiJbD

 

“Tajamar no se vende, se ama y se defiende”