La danza en una de las bellas artes expresada por el movimiento corporal, generalmente, aunque no siempre, acompañada de música. Fin en sí misma, sirve también a propósitos de comunicación y entretenimiento, e incluso religiosos cuando el cuerpo actúa como un solo órgano en trance, encontrando su ulterior dinámica residencia, su punto específico más elevado en el cosmos…

            Definida por un tiempo y un espacio escénico, la danza implica a todo el cuerpo aun cuando una sola parte sea la que tome relieve como signo que denotador de otros signos. La danza canaliza emociones y sentimientos que adquieren significado dentro del marco de la cultura y la sociedad, aun cuando se realice en solitario. Es un lenguaje no verbal que implica posturas, gestos, tensiones y aflojamientos que buscan una armonía y secuencia estéticas, entregándose al misterio ancestral del ritmo. La pretensión del danzante: no moverse por la música, ni con la música, sino en la música.

            La daza ritual es tan ancestral como el ser humano mismo, pues ya hasta los animales la practican, principalmente con fines reproductivos, pero también de comunión. Históricamente, acompañada de canto y poesía, ha constituida formas elevadas de expresión artística. Muchas culturas han asegurado que la danza ritual es capaz de conectar al bailarían y bailarina con la divinidad; en esta relación sucede, según los griegos, una especie de depuración, llamada catarsis. Por eso algunas veces, cuando llevamos la danza a un límite extático, nos sentimos mágicamente alegres o nos conmovemos hasta el espanto o las lágrimas, imbuidos de música y palabras que evoca el amor, el dolor, la felicidad de ser aun en un mundo fatal.

Al arte de crear danzas específicas se le conoce como coreografía. Su orden puede individual, como el del adolescente que se encierra a bailar frente al espejo; en pareja, como en los bailes sensuales de las bodas que reúnen la vida y la muerte; grupal, como en la tribu que invoca así la lluvia; e incluso masiva como en los frenéticos festivales en los que los jóvenes atienden las percusiones embriagados de júbilo y cerveza. Como se puede apreciar de estos ejemplos, la danza puede ser tan libre como muy estructurada.

Desde la prehistoria, el ser humano ha tenido la necesidad de comunicarse con su cuerpo en movimiento, signo que lo devuelve por unos momentos a un orden superior. Comunicándose así, aun irracionalmente, con la historia, la misma especie, e incluso… las fuerzas del universo. Por ello, llevadas a un extremo, las danzas pueden propicia estados inusuales de percepción y conciencia. Los nacimientos y las defunciones fueron los primeros motivos para la danza. La preparación para la guerra, la celebración de la conquista, la invocación de los dioses, el cortejo y el propiciamiento de la fecundidad han sido históricamente otros.

A partir de las dos primeras décadas del siglo XX, la danza se consolidó como tema de interés de las disciplinas del conocimiento. Así la psicología, la etnografía, la estética, la antropología, los estudios culturales e incluso la propia literatura se han ocupado de ella.

            Por danzas folclóricas entendemos aquellas danzas tradicionales de las que no se conoce con exactitud el origen o la autoría, ya que estos se confunden con el espíritu colectivo y la creación común. Son una práctica heredada más que de la innovación, en la que participa gente ordinaria reunida en torno a un motivo de fiesta, duelo o conmemoración.

A pesar de las investigaciones, aún se desconoce mucho de nuestras propias danzas nacionales. Actualmente, encontramos en algunas de ellas vestigios de distinta pureza de elementos prehispánicos. Pero muchas otras son claramente sincrónicas y mestizas, contando con elementos hispánicos, arábigos, negros; y modernamente, anglosajones u orientales. Como creación colectiva, estas danzas constituyen una riqueza de símbolos y cultura, a cuya conservación de su memoria para tiempos futuros contribuyen hombres de labor como cronistas municipales e investigadores del folclor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí