Confesiones de una mujer friendzoneada

0
433
La friendzone ha sido definida por la RAE como un limbo de oscuridad, confusión y falta de amor propio, que hacen que la evolución humana retroceda 150 mil años.

En la época de nuestros padres la fórmula del amor aparentemente era más sencilla, los protocolos sociales hacían que las relaciones fueran de cierto modo “más claras y directas”. ¿Quién hubiera pensado que en plena época de Tinder, el divorcio express, los amigos con derechos y la sexualidad flexible, el amor se volvería más complicado?

Y como parte de nuestra recopilación de Enero, el mes mierdero comparto todos los tipos de Friendzone que he vivido a lo largo de los años, razones, orígenes y resultados.

La friendzone oferta y demanda: Durante mi vida académica mi mayor error fue tener amigas más guapas, el amor es como el capitalismo descontrolado, donde hay morras sabrosas ahí estarán los hombres. Así que habité la friendzone durante varios años, hasta que me di cuenta que si quería salir de ese hoyo sólo tenía que mostrar que mi producto satisfacía otras necesidades, opté por ser más graciosa, gentil y carismática… ¡Mentira! sólo me conseguí amigas más feas.

La friendzone ingenua: Seamos sinceros, antes cuando un hombre quería salir contigo tenía ciertas actitudes que eran muy clichés pero bonitas, y que facilitaban el proceso de apareamiento…digo de cortejo. Actualmente esos “amigos” a los que mandas a la friendzone sin darte cuenta, es porque no te dan ninguna señal de tener intenciones de algo más allá. No es que tengamos baja autoestima, pero la mayoría de las mujeres no vamos asumiendo que todos los hombres nos traen ganas. Así que, si invitas a una mujer a “salir” pero no pasas por ella, ni le invitas el café y no le abres ni la puerta, no esperes que ella va a correr a tus pocos caballerosos brazos.

La friendzone por salud mental: Es típico tener un amigo que te gusta, pero que sabes perfectamente que juntos serían un desastre. Tal vez sea por la incompatibilidad de personalidades o porque uno de los dos siempre es un reverendo ojete. Como parte del anecdotario les contaré que tuve un amigo muy depresivo y aunque disfrutaba de su compañía, sus cambios de humor contrarrestaba lo mucho que me gustaba. Fue más sencillo tener a esa persona disponible en mi vida sin ningún tipo de compromiso y que lo aguantara su novia ¿no?

La friendzone deportiva: Considero que las personas que disfrutan de mandar a alguien a la friendzone tienen un lugar muy especial en el infierno, y es cierto que algunas mujeres (por supuesto que ninguna de las colaboradoras de Insolente Revista) se benefician de esas pobres almas en desgracia que no se tienen respeto a sí mismos. En defensa de estas personas, puedo asegurar que una relación amorosa es la misma porquería.

No le temas al rechazo, así como te han bateado, te aseguro que sin darte cuenta has ignorado a una persona que hubiera dado todo por ti y la hiciste sentir mierda, así que el karma sólo te está cobrando lo que hiciste. Pero no temas pequeño amiguito insolente, se puede salir de la friendzone, sólo dile a esa persona lo que sientes y no ofrezcas una “amistad” cuando no es sincera, y si no aflojan que se queden solas.

P.D. Si te ofendiste con esta nota es porque eres la fea del grupo.