La piel es una parte importante del cuerpo, no sólo cubre la totalidad del cuerpo y es la principal barrera defensiva para el organismo frente a las agresiones externas, sino también nos dice cómo nos vemos, qué edad tenemos  o cómo nos sentimos, además de que nos permite sentir todo tiempo de sensaciones.

Es por ello que es importante mantenerla limpia y sana, además de que el cuidado correcto puede propiciar un aspecto sano y bello que cualquiera puede notar.

Mantener la piel sana es sencillo:

  • Se debe usar jabón con pH semejante al de la piel (6-7 pH), además de que no sean irritantes.
  • Las esponjas, manoplas o “zacates” deben ser de uso individual.
  • Procura exfoliar con un masaje suave sobre tu piel durante el baño, lo disfrutarás y lo sentirás durante el día.
  • El uso de antitranspirantes debe ser moderado, el sudor es parte importante para el cuerpo ya que  expulsa las toxinas y mantienen la termorregulación.
  • No toda la piel del cuerpo es igual, por lo mimo debes tener especial cuidado con las zonas sensibles: ojos, labios, genitales, etc.
  • Limpia tu rostro al menos dos veces al día, así mantendrás fuera la suciedad y grasa recolectada durante horas.
  • Para la zona genital es recomendable usar un jabón diferente y con un pH neutro, es una zona delicada que requiere extremo cuidado de infecciones e irritantes.
  • Tomar agua es importante para mantener los órganos limpios y la piel hidratada.
  • Usa bloqueador solar.