La CDMX ha enfrentado un crecimiento urbano desmedido y desordenado que ha traído como consecuencia una problemática de infraestructura, conectividad y altos niveles de contaminación, por lo que los desarrollos verticales son aparentemente una solución a este tipo de problemas en tema de vivienda.

En México, los índices de verticalización van en aumento, tan solo en 2017 se registraron 3 mil 996 casas nuevas edificadas en desarrollos verticales y solo 87 de tipo horizontal, según la Comisión Nacional de Vivienda con datos del Registro Único de Vivienda, esta diferencia en cifras nos da un panorama de lo que actualmente existe en el tema de viviendas.

La edificación vertical es una opción que tiene la Ciudad de México para atender la demanda de espacio habitacional, que representa cerca del 80% del total de vivienda en la Ciudad.

Metrópolis, por ejemplo, se encuentra desarrollando 3 proyectos de usos mixtos; Punta Cascatta en Puebla, Álada Valle Real en Zapopan y Parques Plaza Nuevo Polanco en CDMX. Estas construcciones en desarrollo se suman a Residencial del Bosque, Residencial Fundición, y con certificación LEED Corporativo Coca-Cola y Corporativo Angelópolis.

El desarrollo de este tipo de vivienda fue apoyado por el Gobierno Federal en el “Programa Nacional de Vivienda 2014-2018” en el que tiene como uno de sus principales objetivos mitigar el daño social, económico y ambiental provocado por el crecimiento horizontal, buscando establecer criterios claros para la construcción de vivienda.

Algunos beneficios de los desarrollos de usos mixtos son…

  • Vivir-trabajar en un solo espacio.
  • Eliminar recorridos largos.
  • Disminución de distancias entre vivienda, trabajo, comercio y otros destinos.
  • Creación de entornos peatonales y de bicicletas amigables.
  • Son una alternativa que fomenta la convivencia sin uso del automóvil.
  • Incremento en la densidad.
  • La verticalidad ayuda al mejor aprovechamiento de los recursos urbanos.
  • Desarrollo vecinal más fuerte.
  • Fomentan comunidades distintas, atractivas y con fuerte sentimiento local.
  • Mayor aprovechamiento del suelo.
  • Preservar espacios abiertos.
  • Los desarrollos de usos mixtos ayudan a crear y preservar áreas verdes existentes.