“Vive rápido y muere joven y dejarás un hermoso cadáver”, James Dean, envejecer no es para todos y no todos envejecen adecuadamente.

Se dice que para tener belleza y juventud se debe tener un equilibrio de todos los aspectos de la vida cotidiana, alejarse del estrés, la contaminación y los vicios son elementos básicos para que la piel se siga manteniendo joven. Pero a nadie le gusta la vida de monje, y vivir lejos de los excesos es imposible, sin mencionar que los lugares con menor contaminación no tienen acceso a Internet.

Aunque quisiéramos olvidar la vanidad y dejar que el tiempo siga su curso y la piel se mancille por la edad, es imposible. La belleza y el aspecto cuidado de la piel es la carta de presentación para todo momento, como te veas serás juzgado.

Mantener la piel sana se puede conseguir con tratamientos comerciales o con los caseros, ambos tendrán, en mayor o menor medida, dos resultados: fortalecer la autoestima y mantener la piel sana (limpia y tersa).  El mercado cuenta con infinidad de marcas que tienen productos especializados para determinados problemas, pero ¿para el estrés?

Desgraciadamente el estrés es uno de los factores que aumenta las probabilidades de envejecer rápidamente, al igual que el sol, pero no hay un tratamiento definitivo para tratarlo (la marihuana no cuenta), es por eso que la asistencia a centros especializados de relajación o spas brindan un sin número de propuestas para que te consientas un poco y te olvides del mundo por unos minutos.

Así que si prefieres un masaje con carrizos de bambú para olvidar el estrés o un masaje con pinadas aromáticas, puedes visitar o consultar a Armonía Corporal o visitarlos en: Chilpancingo 71, interior 901 en Condesa CDMX.