La intolerancia en contra de homosexuales es una constante en todo el mundo muy a pesar de las apariencias que ciertas naciones intentan aparentar. Por ejemplo, en el caso de Estados Unidos, existe un amplio abanico de actores políticos que están abiertamente en contra de los gays, pero afortunadamente el karma actúa rápido.

Family Research Council es el nombre de una asociación estadounidense ultraconservadora de Estados Unidos, la cual entre otras cosas, se opone a los gays y a sus derechos.

En este contexto, Tony Perkins, presidente de dicha asociación, declaró que los desastres naturales son un castigo que Dios manda en contra de los homosexuales, sin embargo, no contaba con que una inundación iba a destruir su casa, lo cual lo ha convertido en el foco de burlas como consecuencia de sus declaraciones previas.

No obstante, el propio Perkins, quien resultó ileso durante la inundación junto con su familia, negó que el hecho se tratara de un castigo divino, para después indicar que se trataba de una oportunidad para ejecutar un cambio y acercarse aún más a dios.