ACITRÓN, FIEL ACOMPAÑANTE de los chiles en nogada y la rosca de reyes, tan delicioso para algunos paladares, tan necesario en algunas recetas porque sin él, el sabor no sería el mismo, así de necesario es.

 ¿Te has preguntado de dónde viene o simplemente qué es?

En algunas ocasiones nos llevamos a la boca el platillo sin saber la procedencia total de algunos ingredientes. El caso del acitrón es el mismo: la frecuencia con la que se utiliza y su presencia en los platos es un dogma, su ausencia podría desencadenar un caos al sabor del platillo; pero debido a la explotación excesiva de la bizanga puede ser que nunca más lo llegues a probar de nuevo.

La bizanga tarda 60 años en crecer,  cortarla, extraer la pulpa y hacer el dulce de acitrón, pero debido a la sobre explotación de la planta hoy se encuentra en peligro de extinción, sobre todo porque las autoridades son laxas y permiten que se siga vendiendo en mercados.

El proceso de elaboración no es complejo, pues sólo se limpia la bizanga removiendo la piel, posteriormente se corta en rectángulos pequeños para sumergirlos en un jarabe de azúcar por varios días.

Como lees, el proceso de fabricación no es largo, lo peligroso es consumir en exceso una especie que tarda en crecer y reproducirse.