El ser humano disfruta del sexo, por ello los métodos anticonceptivos son una parte fundamental para evitar embarazos y enfermedades de transmisión sexual, en la antigüedad ya había algunas formas para la prevención unas más raras que otras y unas que son una leyenda urbana.

  • Crema de estiércol de cocodrilo o elefante: Era una pasta a base de estiércol y miel que era usada por las mujeres egipcias e hindúes antes del coito.
  • Agua del herrero: Las mujeres en Grecia creían que beber el agua que usaban los herreros para enfriar los metales evitarían del embarazo.
  • Mercurio caliente: En la antigua China las mujeres tomaban mercurio caliente y aceite con el estómago vacío para evitar la concepción o causar un aborto.
  • Papel de bambú: En Asia se bañaba el papel de bambú con una sustancia ácida y se introducía en la vagina antes del acto.
  • Edad media: En ese época las personas creían en los amuletos y tenían dos para evitar los embarazos. Testículo de comadreja, se amarraba en la pierna izquierda los testículos de una comadreja. Ano de una liebre, consistía en hacer una especie de corona hecha con el ano de una liebre.
  • Esponjas: Las esponjas de mar se introducían en la vagina para evitar el paso de los espermatozoides.
  • Condones de piel: Procedentes del siglo XVII eran hechos con piel de animales se evitaba el embarazo y las enfermedades como la sífilis.
  • Sorano de Éfeso: En Roma siglo II, aconsejó aplicar en la entrada del útero para que actuarán como barrera: una mezcla compuesta por aceite rancio de oliva, miel y bálsamo o resina de cedro. Otra técnica era tapar el cuello del útero, específicamente en la entrada, con una bola hecha de lana empapada de vino u otras sustancias. Otro método consistía en crear una costra sobre el pene mediante una pomada que poseía la cualidad de matar el esperma al cerrarle el acceso al cuello del útero. También recomendaba a las mujeres ponerse en cuclillas y estornudar después de una relación sexual o saltar siete veces lo más alto posible.