Las fiestas decembrinas han culminado y ahora sólo falta partir la Rosca de Reyes para cerrar con broche de oro las celebraciones. De acuerdo con el último estudio de Navidad, realizado por Kantar TNS, los consumidores mexicanos gastaron en promedio 3,289 pesos y, para sorpresa de muchos, las mujeres se mostraron más cautelosas que los hombres a la hora de hacer las compras.

Según la investigación, las féminas gastaron alrededor de 1,400 pesos menos que los varones. Asimismo, el uso de las tarjetas de crédito para la compra de regalos se incrementó en comparación con años anteriores.

El estudio indica que el 28% optó por dicha forma de pago, en el 2015 la utilizó el 26% y en el 2014 un 18%. No obstante, la forma de pagar más utilizada fue el efectivo, con un 54% de preferencia, mientras que el resto de las compras se realizaron con tarjetas de débito (24%).

 

Aumenta gasto en regalos y bebidas alcohólicas

Los mexicanos, acorde con TNS, invirtieron parte de su aguinaldo en las compras navideñas y bebidas espirituosas antes que ahorrar o pagar deudas. De acuerdo con los datos, 26% del gasto fue para los obsequios, 19% en la cena, 19% en viajes y 9% en bebidas alcohólicas.

Aunque México se caracteriza por ser un país cervecero, el whisky ha tomado un papel importante en su consumo, ya que la intención de tomar dicha bebida ha crecido con respecto a la cerveza en los últimos años.

En esta ocasión, los encuestados indicaron que prefieren en un 57% consumir whisky, en comparación con el 50% del 2015 y la cerveza es preferida en un 83%, frente al 80% del año antepasado; el tequila y sidra también muestran un aumento en el gusto, mientras que la champaña retrocedió en la preferencia de consumo del 2016.

En cuanto a los regalos, Kantar TNS observó un incremento en la compra de videojuegos y se redujo la de juegos infantiles. A su vez, los mexicanos obsequiaron ropa o zapatos, juguetes, chocolates, galletas o pan de dulce, perfumes, libros y celulares, principalmente.

Resulta interesante observar el incremento en los videojuegos, ya que tienen un 25% de preferencia respecto al 19% en el 2015 y, en cambio, los juguetes, decrecieron del 58% al 45%.