¿Ya conoces esta nueva tendencia que está causando furor?

El strobing es una nueva técnica de maquillaje que consiste en iluminar tu piel mostrando diferentes puntos de luz en tu rostro, y destacando las facciones más prominentes de la cara: los pómulos, el hueso frontal (sobre las cejas), el centro de la frente, la nariz y la barbilla.

En el strobing no es necesario usar una base oscura para resaltar tus facciones (como es el caso del contour), lo único que necesitas es un iluminador (puede ser en polvo o crema) para crear el efecto de luz que será el responsable de resaltar las facciones y agregar más luz a tu rostro.

¿Qué pasos debes seguir para realizar esta técnica a la perfección?

La Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos (CANIPEC) te da estos interesantes tips:

PASO 1: Es importante tener una piel bien hidratada para que esta técnica te dé todos sus beneficios. Debes tener una buena rutina de limpieza y de cuidado de la piel, pues si tu piel está seca será más difícil hacer el strobing, ya que no lograrás una correcta difuminación. Prepara tu rostro con base de maquillaje, si es necesario, aplica corrector de ojeras para unificar el tono de tu piel.

PASO 2: Ahora aplica el iluminador en la frente, los pómulos, en el lagrimal, en el hueso de la ceja, en el centro de la nariz y en la barbilla. También, puedes hacerlo en la parte superior del labio y alrededor de tu ceja para añadir un punto extra de luz en tu rostro y dejar a un lado los tonos oscuros.

PASO 3: Difumina el producto con ayuda de tus dedos o una brocha y extiende hasta que el tono de tu piel se vea luminoso y uniforme. En caso de que tu piel sea oleosa te recomendamos usar un iluminador en polvo.

En cualquiera de los casos, no olvides difuminar perfectamente el iluminador en tu rostro. El punto de esta técnica es que la piel de tu cara luzca más iluminada y brillante, pero sin que sea obvio. Puedes aplicar un blush rosa o color durazno, así lucirás más fresca y juvenil.

Una foto publicada por Henriette (@hhodne) el