Para hablar de los monumentos más impresionantes de China, primero se debe de hablar de un hombre: el emperador Qin Shi Huangdi, el unificador de China.

Qin Shi Huangdi o Ts’in She Huang-ti, (259-210 a.C.) Emperador de China, el primero de la dinastía Qin (221-210 a.J.C.). De entre los siete estados que conformaron y protagonizaron el periodo de los Estados Combatientes en la época final de la dinastía Zhou del Este.

El reino de Qin alcanzó el poder sobre todos los demás gracias a su superior desarrollo de la tecnología militar y a su sólida organización política y social.

  • El rey Ying-Zheng de Qin fue el que protagonizó la expansión militar. Tras la unificación, realizada en el año 221 a.C., se proclamó emperador (huang di, algo así como “augusto emperador”), y dado que le faltaba algo, le añadió a su título imperial el carácter shi, que significa “primero”. De este modo su nombre oficial quedó registrado en los anales como Shi Huang Di o Shi Huangdi, al que más tarde se añadió el nombre de su dinastía: Qin Shi Huang Di (“Primer Augusto Emperador de la Dinastía Qin”).
  • Este singular personaje, déspota nato, fue capaz de hacer del vasto territorio conquistado un estado unificado, centralizado y burocrático.
  • Aconsejado por su ministro Li Si e inspirado en la filosofía legalista creada en el siglo III a.C. por Han Frei, estableció un sistema centralista basado en la aplicación de la ley mediante un riguroso código de premios y castigos.
  • Por la intolerancia ante cualquier filosofía o corriente de opinión que no se ajustara a las características de su gobierno tiránico originó la persecución de los seguidores de Confucio y la quema de libros confucianos.
  • El emperador unificó los diferentes sistemas de escritura existentes en un único estilo que sigue vigente hasta la actualidad.
  • Estableció un amplio aparato burocrático, estandarizó pesos y medidas y estableció la unidad monetaria.
  • Implemento un sistema en que ninguno de estos cargos era hereditario: quienes los detentaban podían ser destituidos en cualquier momento, con lo que se pretendía evitar la acumulación de privilegios y el enriquecimiento personal por esa vía. Con este sistema se intentó anular la posibilidad de creación de pequeños estados y, sobre todo, reforzar la idea del poder central, sustentado en un sistema administrativo fuerte y eficaz.
  • Promovió también la construcción de una gran red viaria que, convergiendo en la capital Xian, hiciese posible los intercambios y contactos. El sólido gobierno de Qin Shi Huang Di fue capaz de movilizar a grandes masas de trabajadores, la Gran Muralla o la tumba imperial.
  • Un detalle curioso es que cuenta el historiador Sima Qian, en sus Memorias históricas, la obsesión de Qin Shi Huang Di por la inmortalidad. El emperador se hizo rodear de alquimistas, astrónomos y médicos con la pretensión de que le ayudasen en su propósito.
  • Debido a su deseo de inmortalidad, y aconsejado por los alquimistas, tomaba capsulas de mercurio, sobra decir que acortó su vida, sino también se fue volviendo loco.
  • Se cree que su ministro Li Si falsificó el testamento de Qin Shi Huang Di en donde dictaba que su hijo, heredero al trono, cometiera suicidio en su muerte.

 

 

Fuente de imagen: Wikipedia