Hace un par de semanas el ransomware WannaCry aterrorizó a gran parte del mundo, ya que logró encriptar los discos duros de cientos de miles de computadoras, incluyendo cajeros automáticos y equipos de instituciones de gobierno. Ahora, Petya amenaza con ocupar su lugar.

Por si no estás enterado de qué es un ransomware, se trata básicamente de una amenaza informática cuyo objetivo es encriptar la información del disco duro del equipo infectado, esto para después pedir un rescate y que el usuario pueda recuperar sus archivos.

Sí, básicamente es un secuestro de información.

Claro está que si en tu computadora sólo tienes memes y canciones de Malulma, no te importará simplemente formatear tu equipo, pero el problema más grande viene cuando el ransomware logra infectar computadoras con información muy importante, como datos bancarios, bases de datos del sector salud, entre otros.

En realidad el ransomware Petya fue lanzado a comienzos de 2016, pero ha sido una nueva variante descubierta este año en cientos de equipos incluyendo cajeros automáticos, la que amenaza con convertirse en un serio problema de seguridad a nivel mundial.

Esta nueva variante del ransomware ocupa las mismas vulnerabilidades que Wanncry, como el EthernalBlue, una de las vulnerabilidades en el protocolo SMB (o CFIS, Common Internet File System).

¿Quieres saber si tu equipo se encuentra vulnerable ante un posible ataque de este ransomware? Simple, responde esta pregunta: ¿tienes las últimas actualizaciones de tu sistema operativo?

Al parecer por ahora sólo se han identificado casos en equipos con Windows 7 u 8.1, sin embargo, no está de más verificar que estés al día con Windows Update, ya que de ser infectado, es muy poco probable que puedas recuperar tu información sin tener que pagar a los atacantes, quienes generalmente solicitan una transferencia electrónica de dinero, incluso por medio de Bitcoins u otras monedas virtuales.